Cambia su nombre por Bioparc Fuengirola

Todos tenemos una postal por ahí guardada, de cuando aún estabamos en primaria y el cole decidió que la mejor excursión, después de un par de años afiliados con una Granja Escuela, era visitar el Zoo de Fuengirola, bocadillos de jamón en la mochila y zumitos con pajita. Ahora “El Zoo de Fuengirola” y trás su alianza con la empresa Rain Forest, pasa a llamarse Bioparc Fuengirola.

Este cambio responde a la unión con su parque hermano, Bioparc Valencia, y a la creación conjunta de la Fundación Instituto del Trópico, cuyo fin es promover la preservación de los bosques tropicales, sus especies y las culturas que lo habitan.

El evento donde se ha descubierto este cambio ha hecho un recorrido por los últimos años de la historia del zoológico.

Bioparc Fuengirola y Bioparc Valencia, éste último inaugurado en 2008, han sido diseñados y gestionados por Rain Forest S.L., Parques zoológicos de nueva generación.

Desde ayer, Fuengirola Zoo abandera un nuevo modelo de parque bajo el nombre de Bioparc Fuengirola, basado en el respeto a la naturaleza y la preservación de sus especies, un modelo que ya se ha convertido en referente a nivel europe. El acto de presentación de la nueva imagen de Fuengirola Zoo tuvo lugar ayer en el Jardín Botánico de La Concepción, en Málaga, un entorno natural a la altura del Zoo de Fuengirola.

El evento contó con la participación de diversas autoridades y personalidades, tales como el delegado de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte en Málaga, Antonio Souvirón; la concejala de Medioambiente del Ayuntamiento de Málaga, Araceli González Rodríguez; el director de Fuengirola Zoo y socio de Rain Forest, Francisco de Asís García; el consejero delegado de Rain Forest, José Maldonado; y el director de la Colección Zoológica Rain Forest y secretario de la Fundación del Instituto del Trópico, Gonzalo Fernández.

El director de Bioparc Fuengirola, Francisco de Asís García, explicó que el cambio de imagen de Fuengirola Zoo “supone todo un avance”, ya que “Bioparc Fuengirola tiene un concepto de zoo-inmersión, que es totalmente novedoso en España, en el que se eliminan las barreras artificiales entre los animales y los visitantes”. “Con esta presentación hemos querido recrear lo que es actualmente Bioparc, la idea es recrear un ambiente en el que el visitante se sienta sumergido en la selva”, apuntó.

En cuanto a los objetivos marcados por el nuevo zoo, está el de  “consolidar el parque en Andalucía y en España, concienciar a la gente mandando un mensaje integral de conservación y destinar fondos por la naturaleza a través de la Fundación Instituto del Trópico”, explicó el director.

Unas azafatas vestidas de exploradoras dieron la bienvenida y acompañaron al público a través de un camino de antorchas y candiles que iluminaban el sendero entre la vegetación. Los asistentes se sorprendieron cuando, al entrar por un túnel, el suelo, a medida que caminaban, iba cambiando de una imagen con rejas a una frondosa selva. Este túnel permitía la entrada al recinto, frío y con rejas proyectadas en sus paredes.

Domi del Postigo fue el encargado de conducir el evento y de presentar a las diversas autoridades que se dieron cita. Además, dio paso a los vídeos que permitieron conocer la evolución de Fuengirola Zoo, desde su creación hasta la actualidad.

El momento estelar de la noche fue un espectáculo de música y luces con danza y malabares que daba la entrada a los ‘animales’, un grupo de danza contemporánea con diseños de indumentaria creados especialmente para la ocasión. Después de una representación del cambio en la vida de los animales a través de la danza, mostraron la evolución del zoológico. Todo el recinto comenzó a transformarse: desaparecieron las jaulas, se iluminó la abundante vegetación que decoraba el lugar y aparecieron murales selváticos pintados a mano que mostraron la nueva imagen del zoo: Bioparc Fuengirola.

Atrás queda la “Casa de Fieras” para ser  “Guardianes del Arca”

En junio de 2001, Fuengirola Zoo, desde ahora Bioparc Fuengirola, abrió sus puertas convertido en un centro dedicado a la recreación de los bosques tropicales de Madagascar, África Ecuatorial y el Sudeste Asiático. El concepto clásico de zoológico de exposición directa cambió por otro en el que primaba la presentación de los animales como parte de un ecosistema complejo.

Una de las prioridades era dar cabida a la cría en cautividad (ex – situ). Así, el centro contó con el apoyo de los Programas Europeos de Reproducción de Especies Amenazadas, conocidos como EEP (European Endangered Especies Program), a través de los cuales, hoy en día, el parque cuenta con una colección excepcional de un gran potencial.

Un concepto vanguardista: la zoo-inmersión

La zoo-inmersión busca sumergir al visitante en el entorno natural del animal. Para lograr esta inmersión fue fundamental una exhaustiva recreación de los hábitats, como la fiel recreación de un baobab: uno de los árboles artificiales más grandes del mundo, con 26 metros de altura. Hoy se ha convertido en icono del zoológico y de la ciudad de Fuengirola.

Etapa dorada

En estos nueve años Bioparc Fuengirola se ha situado a la cabeza de muchos zoos europeos cosechando un amplio reconocimiento tanto dentro como fuera de España. Actualmente, este centro de conservación de especies es el parque de animales que más visitas recibe anualmente en Andalucía, lo que le consolida como lugar de referencia y un punto ineludible a visitar en la Costa del Sol.

Unión con Bioparc Valencia

Bioparc Valencia fue inaugurado en febrero de 2008. Este parque, con una dimensión de 100.000m2, está construido, igualmente, bajo el concepto de zoo-inmersión. Siguiendo con la filosofía de Rain Forest, el parque está comprometido con la conservación de los animales, así como con la educación y la concienciación sobre la necesidad de preservar sus ecosistemas de origen.

Bioparc Valencia reproduce algunos de los ecosistemas más amenazados de África, como son la sabana, los bosques ecuatoriales, los humedales y Madagascar. Recientemente, el parque inauguró la famosa Cueva de Kitum, la única recreación en el mundo de esta legendaria cueva africana. En esta zona se pueden contemplar hipopótamos y cocodrilos del Nilo, además de tortugas de concha blanda y coloridos peces tropicales.

Ahora, ambos parques, Bioparc Fuengirola y Bioparc Valencia, se han unido para formar un ente común que desarrolle proyectos de conservación y pueda salvaguardar el futuro de las especies en grave peligro de extinción.

La Fundación Instituto del Trópico

Rain Forest recoge en sus principios de empresa la condición inexcusable de revertir fondos a la naturaleza. Fruto de este compromiso la empresa creó en el año 2007 la Fundación Instituto del Trópico. De acuerdo con estos principios “los fines de la Fundación son promover la preservación de los bosques tropicales, de sus especies animales y vegetales, así como de las culturas, pueblos y gentes que los habitan, mediante la investigación, conservación, educación, divulgación y cooperación, tanto in situ como ex situ, así como mediante el desarrollo de proyectos sostenibles que contribuyan a ello y mediante le producción de documentales que ayuden a divulgar estos fines”.

Entre los proyectos que actualmente tiene en marcha la Fundación figuran, entre otros, el Programa de Conservación del Sapo Partero Bético (Alytes dickhilleni), el apoyo a proyectos de conservación en África liderados por conservacionistas españoles como Ainare Idoiaga y su proyecto de reintroducción de mandriles (Mandrillus leucophaeus) en Nigeria, o el Proyecto del Dragón de Komodo (Varanus komodoensis) para proteger la Reserva de Wae Wuul, en Indonesia, de su bosque monzónico y los dragones que viven en ella.

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios