El jueves 25 de noviembre, coincidiendo con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el artista Marc Montijano realizó su segunda obra en el CAC Málaga, un trabajo que lleva por título: Invisibles (Metamorfosis III). Una pieza intimista y reflexiva en la que retomó el tema de la violencia de género.

Invisibles es el tercer trabajo de su serie Metamorfosis, en la que Marc Montijano (n. 1978), bucea en la capacidad humana de cambio, de trasformación y en los sentimientos que surgen durante ese proceso. Su obra trata de la relación del ser humano y la sociedad actual, habla del hombre embrutecido y la necesidad de cambio, y elogia a los que se atreven a metamorfosearse.

Para esta obra contó con la participación de cinco modelos que posaron con la estética que caracteriza sus creaciones: desnudos, rodeados de cuerdas y con el rostro cubierto por un saco de tela. Aunque en este nuevo trabajo, estos personajes en fase de metamorfosis, compartieron protagonismo con tres modelos vestidos.

La invisibilidad es una de las características de la Metamorfosis. Es un proceso interior, personal, hasta el punto que los personajes que no están experimentando esta trasformación son incapaces de percibirla. Pero la invisibilidad es también una de las más lamentables características de la violencia hacia la mujer, demasiadas veces este problema se queda en el plano doméstico o privado y solo se hace visible cuando las consecuencias son demasiado graves.

En esta ocasión, el artista quiso romper la división entre la obra y el público, incluyendo a todo el mundo dentro de esta performance. Para lograr el clima en todo el espacio, dispuso a los modelos entorno a cuatro obras de la colección permanente del CAC Málaga (Santiago Sierra, Ansel Kiefer, Thomas Ruff y Matias Sanchez), permitiendo que los numerosos asistentes pasearan entre ellos como si de cualquier otra exposición se tratara. Convirtiendo al público en parte activa de su trabajo y cuestionando la actitud de gran parte de la sociedad ante el maltrato.

En este trabajo, no retrata a las víctimas. No se centra ni en la mujer maltratada, ni en el número terrible de mujeres que han muerto a manos de sus parejas, el artista refleja una microsociedad, con una serie de personajes en proceso de cambio, en diferentes fases de evolución, rodeados de otras que ignoran su metamorfosis.

La performance tuvo lugar a las 19h.,  en el Espacio 3, del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios