“Bueno, lo que les estaba diciendo, que cuesta mucho ser auténtica, señora, y en estas cosas no hay que ser rácana, porque una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma”, se sinceraba ante un público de perfectos desconocidos La Agrado, aquel personaje “hecho a medida” por Pedro Almodóvar en Todo sobre mi madre (1999).

Y es que Topacio Fresh es también una mujer hecha a medida. Orgullosamente familiarizada con el bisturí y el “plástico” y por encima de todo: Auténtica.

De originalidad, acidez y desparpajo estuvo compuesto el cocktail de la argentina con el que brindamos el pasado viernes en La Térmica. Habría sido cuanto menos curioso que alguien pensara que la cita giraría en torno “exclusivamente” a la labor como galerista de Topacio en Madrid. Y es que aunque hubo tiempo para todo (incluso para desvelar parte de la trama de la 3º Temporada de Alaska y Mario de MTV que girará en torno al 50 cumpleaños de la cantante) la personalidad arrolladora de la polifacética argentina copó prácticamente toda la atención del encuentro.

Topacio Fresh presentó a los malagueños la “Fresh Gallery”, según ella: “un espacio dinámico, vivo, arriesgado y versátil, con el que dar salida al talento emergente para que puedan mostrar sus trabajos y desarrollarlos en condiciones óptimas de ejecución y divulgación”. Pintura, fotografía e incluso dibujos tienen cabida en la Fresh, con exposiciones principalmente de artistas emergentes, underground y, en menor medida, algunas colaboraciones esporádicas de artistas más convencionales.

Gorka Postigo, Nacho Torra, Alaska y Mario, Bruce LaBruce (con el que hizo un paréntesis para comentar con algunas reservas el terrible suceso durante la exposición “Obscenity” cuando un grupo ultraconservador católico colocó dos bombas en su galería) o Fabio McNamara (después de 30 años sin exponer en una galería) entre otros ya han formado parte de la galería de Topacio. La Fresh Gallery se impone como un perfecto escaparate para impulsar la obra del artista en un panorama en el que el arte contemporáneo vive su annus horribilis. “Esta gran subida de impuestos obliga a que los artistas tengan que vender en negro” confesó Topacio Fresh.

En cualquier caso son más las “luces”que las “sombras”en la Fresh Gallery. Si en la sala polivalente de La Térmica había algún asistente reticente a escuchar a la galerista, lo peor que le pudo pasar es sucumbir ante la excesiva hilaridad del público y en definitiva pasar un buen rato.

Topacio Fresh no es una eminencia como galerista. Tampoco lo pretende. La argentina es muy consciente de su personalidad y, ante todo, es autentica. No tiene reparos a la hora de pedir al sonido del micrófono  “una voz más vaginal” o incluso llegar simular cierto “coqueteo”con el público. Por si alguien tenia alguna duda, el pasado viernes Topacio Fresh se descubrió como una mujer sin cortafuegos en La Térmica.

Tras el encuentro (eso sí, inexplicablemente sin ronda de preguntas, algo que se echó muy en falta) llegaba el turno de glam retro de The HighHells, que enfundados en leggins, maquillaje y tacones cerraron la noche en una Térmica que ya prepara un segundo semestre cargado de novedades.

www.latermicamalaga.com

Crónica y fotos de Valen Ramos

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios