El Centro Pompidou se aloja en el Cubo como el mejor de los huéspedes posible.


Un par de días antes de la inauguración del Centre Pompidou de Málaga ya lucía el cubo del Muelle Uno un aspecto diferente gracias a la intervención de Daniel Buren. Lo que nadie había podido ver todavía era lo que esa estructura acristalada ocultaba en su interior.

El 28 de marzo de 2015, tal y como reza la placa conmemorativa que el presidente del Gobierno y la ministra de Cultura francesa descubrieron, se inauguró el museo que podrá ser visitado por lo menos durante un lustro en el puerto de Málaga.

Las obras de la colección pertenecen en su totalidad a los siglos XX y XXI, dibujándose como un gran catálogo del arte moderno y, sobre todo, de arte contemporáneo. Están divididas en cinco apartados titulados Metamorfosis, Autorretratos, El hombre sin rostro, El cuerpo político y El cuerpo en pedazos.

La muestra nos saluda con una transgresora propuesta de Pierrick Sorin en la que desde treinta y dos vídeos que se reproducen en pequeñas pantallas, nos observan rostros de diferentes personajes formados a su vez por los fragmentos de retratos de personas de distintos sexos, edades y nacionalidades. Estos personajes, que no están en silencio sino emitiendo sonidos y en ocasiones palabras, nos quieren hacer llegar la nimiedad de las opiniones a veces expresadas en el mundo del arte. Con este inicio ya nos podemos hacer una ligera idea del contenido polémico y controvertido de este centro, que no tiene nada que ver con lo que pueda contener cualquier otro museo en el que disfrutemos de la vertiente más tradicional del arte.

Esta primera obra forma parte de la sección Metamorfosis en la que se homenajea a la figura de Picasso, como gran revolucionario de la simbología del retrato, quien añadió emoción y tensión a las figuras representadas.

Durante el recorrido podemos disfrutar de obras de Antonio Saura, como Dora Maar, una reinterpretación de la de Picasso, obras propias de Picasso como Le Chapeau à fleurs o incluso la grabación de la reacción de un grupo de adolescentes ante la obra del malagueño titulada La femme qui pleure.

Autorretratos nos brinda la posibilidad de admirar la ruptura que sufre el arte en el siglo XX mediante artistas tan reconocidos como Frida Kahlo, Eduardo Arroyo quien con El caballero español nos traslada a la sátira nacida del exilio, o Francis Bacon.

El conjunto de obras de El hombre sin rostro nos traslada a una visión deshumanizada del hombre que dejó la Primera Guerra Mundial. Umberto Giacometti con Caroline o Chirico y su Deuz Personagges muestran la soledad del individuo moderno que se pierde en un mundo dominado por la máquina.

El cuerpo político se dibuja como una ruptura con la tradicional forma de representación de la mujer donde mujeres artistas monopolizan la sala y nos traen obras que golpean el subconsciente como Les Pensionaires o El beso de la artista. La metáfora se adueña aquí de la muestra a través del cuerpo femenino tratado de una manera completamente diferente a la que estamos acostumbrados.

Por último, la gran sala del museo es, sin duda, donde se pasean ante nosotros las obras más importantes que podemos visitar. Picasso, Miró, Kooning, Max Ernst, Picabia o Magritte nos enseñan su visión salvaje y subversiva del cuerpo humano.

El museo no ha querido dejar a los más pequeños sin su exposición hecha a medida y es que, en cada sala hay obras más o menos interactivas que dejarán boquiabiertos a los más pequeños. Sin duda Bajo la luna II, una escultura-juego, será la que más les entretenga ya que ésta está formada por piezas que los niños podrán cambiar de sitio a su antojo y así realizar su propio arte y dejar volar su imaginación.

Con todo esto esperamos que os animéis a visitarlo. Nunca en la ciudad malagueña se había vivido tal concentración de artistas contemporáneos de tanta calidad y con la clara intención de acercar el arte contemporáneo, a menudo tratado como inteligible, al público más amplio posible.

Horarios:

-Del 16 de septiembre al 15 de junio: de 9.30 a 20.00 h.

-Del 16 de junio al 15 de septiembre: de 11.00 a 22.00 h.

Cerrado los MARTES.

Tarifas:

-Exposición permanente: 7€ (tarifa reducida 4€)

-Exposición temporal: 4€ (tarifa reducida 2.50€)

-Exposición temporal+permanente: 9€ (tarifa reducida 5.50€)

Texto y fotos por Rocío Goitia

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios