audicioneselproceso3antonioarcos

Del 28 de septiembre al 15 de octubre. Teatro Echegaray. Entradas aquí.

Los puercos, una obra de finísimo, desconcertante y, en palabras de su director, “terrible” humor, inaugura el próximo miércoles 28 de septiembre Factoría Echegaray, un proyecto de producción propia impulsado por los teatros municipales de Málaga con el apoyo de toda la profesión y la unanimidad de los grupos políticos del Consistorio. La pieza del autor y director Ignacio Nacho permanecerá en cartelera en el Teatro Echegaray de miércoles a sábado hasta el 15 de octubre (un total de doce funciones) mientras las otras dos obras seleccionadas para este inicio de la Temporada 2016-17, Rama y El proceso, siguen armándose entre bambalinas.

Ignacio Nacho está dando los últimos toques a la puesta en escena de una desopilante historia con ecos a la mejor comedia española, con un lenguaje emparentado con Jardiel Poncela, unos diálogos chispeantes y un planteamiento cercano al absurdo. Según su autor, estamos ante un texto a caballo entre lo real y lo irreal escrito “de manera salvaje” y cuyo cáustico humor “provoca desazón” e incluso puede “llevar al llanto”. Fernando Jiménez Salmerón es el ‘Chófer’, Juan Carlos Montilla el ‘Padre’ y Andrés Suárez el ‘Hijo’ en Los puercos, cruda y adictiva historia ambientada con escenografía y diseño de iluminación facturados por la propia Factoría Echegaray en colaboración con el director, vestuario de Elena Fernández Quadra y música de Ricky Vivar.

En ocasiones, es importante perderse para tener la posibilidad de reencontrarse consigo mismo”. Con esta máxima como telón de fondo, Ignacio Nacho coloca en las tablas a tres personajes muy entrelazados: un acaudalado hombre de negocios, su hijo y el chófer-criado del primero. Montilla es un aristócrata con bastón y falda escocesa, Suárez, su vástago, va ataviado como un estudiante recién licenciado, y Jiménez Salmerón encarna a un servil criado de marcial atuendo. El trío regresa de la graduación del joven en la universidad, pero tiene que detenerse debido a que la carretera está cortada porque un camión lleno de cerdos ha volcado. Al igual que la mayoría de la gente, el padre, el hijo y el chófer deciden ir a dar caza a los marranos que se han escapado y andan sueltos por el bosque.

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios