catorce16

Tras algo más de un año Catorce volvieron por la ciudad para presentar lo que es su segundo álbum, “Agua. Naufragio. Equilibrio.”. Un año que no ha sido en balde, pues han estado girando con el proyecto paralelo  De la Cuna a la Tumba, junto a Kantz (miembro de Tenpel y Delobos), dejándose caer varias veces por Málaga.

 

Para las personas que aún no hayan escuchado Catorce. ¿Cómo surgió la banda y cómo identificaríais vuestra música?

– Jaime: Pues la banda se formó a principios de 2007 en Sevilla de las cenizas de un proyecto anterior. De aquella formación, que comenzó como un cuarteto con dos guitarras, sólo quedo yo. Podríamos decir que Catorce tuvo dos comienzos, uno fue ese y otro en 2010, cuando por fin dimos con Antonio Salas, que fue nuestro batería durante 4 años y con el que grabamos nuestro primer disco. En 2015 estuvo con nosotros Mariano Torres y actualmente el batería de Catorce es Luis Manuel Terán, que ya lo fue entre 2008 y 2009 y que también toca con nosotros en DLCALT… Complicado, ¿verdad? Pues así nos las gastamos, ¡jaja!

En cuanto al estilo, lo más sencillo es llamarlo rock, bebemos de tantísimas cosas que darle un nombre sería injusto… Nosotros tenemos medio en coña puesto en nuestro Facebook “Rock & Alternative Post-Emocore & Roll”, pero tampoco dista mucho de la realidad.

Tras 10 años sobre los escenarios, ¿Con qué cosas os quedáis? ¿Os encontráis cómodos dentro del panorama musical?  ¿Cómo veis la escena musical andaluza y más concretamente la escena musical malagueña?

– J: Pues hay tantísimas cosas que no sabría decirte algo concreto… Creo que el primer concierto que dimos con Berri Txarrak fue el principio del cambio para nosotros, de enfoque, de cómo hacer las cosas… Nos dimos cuenta de que se podían hacer cosas si tienes el valor, al menos, de preguntar. También me quedo con la noche en que conocimos a Kantz… ¿quién nos iba a decir dónde íbamos a estar unos años después? Son, definitivamente, demasiadas cosas para elegir.

Sobre el panorama, pues bueno, al final somos una banda que vive en un sitio sin panorama, entonces cada vez que salimos y recibimos respuesta por parte de la gente, pues te sientes increíblemente bien… Sabemos que no somos un grupo que vaya a la par que las modas o lo que más tire en el momento, pero confiamos en nuestro trabajo y creemos que eso la gente lo puede notar y apreciar.

– José Miguel: Además de los que comenta Jaime, sin duda la cantidad de buena gente que conoces por el camino; bandas que admirabas y que en cierto modo te han moldeado musicalmente, con los que acabas compartiendo escenario y vivencias. Para mí tocar con Nothink o G.A.S. Drummers también fue muy especial.

En cuanto a la famosa escena, la verdad es que es complicado encasillarnos; tiene sus pros y sus contras, no es algo buscado, pero que asumimos y tratamos de ver positivamente. En Andalucía es muy complicado ser reconocido haciendo rock, pero tampoco es algo que vaya a frenarnos. Hay buenos grupos pero, salvando excepciones puntuales como Málaga, poco apoyo del público o promotores en general.

Imagino que habrá sido un año intenso para los miembros de Catorce, teniendo en cuenta la grabación de un nuevo disco, la gira con DLCALT y la preparación para la actual gira. ¿Con qué sensaciones os veis para el nuevo trote?

– J: Bueno, las sensaciones creo que son algo que se van creando progresivamente con el trabajo. En este momento creo que tenemos una mezcla de expectación, de incógnita y de emoción casi adolescente. Nos morimos de ganas de salir por ahí a presentar estas nuevas canciones. Van a ser shows más enérgicos que en la anterior gira. En cuanto a cómo encarar dos giras, en realidad es más una cuestión de agendas y de ganas, y de eso vamos sobrados, ¡jeje!

– JM: Llevamos casi un año con el disco en el cajón a la espera del momento adecuado y de que pudiéramos llevar a cabo un par de proyectos relacionados con el mismo, pero la actividad con DLCALT nos ha mantenido bastante animados. Ahora la verdad es que al menos yo, siento bastantes nervios porque, aunque estamos contentísimos con nuestro trabajo, nunca sabes cómo va a reaccionar el público…

Con “Atlas” contasteis con Raúl Pérez en Estudios La Mina, para “Agua.Naufragio.Equilibrio” habéis repetido. Pese a todo, se puede intuir un cambio notable en el sonido de la banda, parece un disco más cohesionado. ¿Ha habido muchos cambios en la hora de trabajar en la grabación y producción del disco?

– J: Realmente lo único que hay en común con “Atlas” en esta grabación es el nombre del productor, porque ha sido una historia totalmente diferente. Primero, que compusimos el nuevo disco y lo grabamos con nuestro amigo Mariano Torres a la batería, artífice en gran parte de los nuevos sonidos que hemos intentado plasmar en “A.N.E.”, por lo que la energía es otra; por otro lado, que es un disco grabado en directo (exceptuando las voces y algunas guitarras) y eso colabora en la consecución final, lo quieras o no… Y bueno, creo que veníamos con los deberes mejor hechos, también había influido que pocos meses antes habíamos grabado el disco de DLCALT y veníamos con un poco más de conocimiento adquirido a la hora de currar en un estudio.

– JM: No te falta razón, no solo hay cambios a nivel de sonido, sino también compositivamente. De hecho, ya hemos escuchado voces que prácticamente esperaban una segunda parte de “Atlas” y se han sentido algo decepcionadas; cuando desde primera hora, decidimos que queríamos dar un paso más. De momento parece estar gustando, aunque respetamos muchísimo todas las opiniones. El tiempo y el fluir de los directos nos dará más información sobre todo esto, pero por nuestra parte, estamos muy orgullosos de lo hecho hasta ahora y es algo que no va a cambiar.

En este disco, el nivel de colaboraciones ha bajado respecto al anterior. ¿Consideráis que se trata de un trabajo más personal que el anterior?

– J: Definitivamente, además creo que has dado en el clavo con esa apreciación. Es un disco muchísimo más personal, más centrado en nuestros pequeños mundos que en el mundo en general, tal y como ocurría con “Atlas”, que era un disco más social. 2015 lo recordaremos como “el año que vivimos peligrosamente” en nuestras vidas personales, es algo que influyó desde el primer momento en la gestación de “Agua.Naufragio.Equilibrio.”. Así que decidimos ser un poco egoístas en ese aspecto, aunque por supuesto surgieron algunos nombres con los que esperamos colaborar en el futuro.

catorce-promo-agua-naufragio

En el disco se puede intuir por varios títulos una gran influencia en el escritor Murakami. ¿Qué otras influencias, ya sean musicales, literarias o cinematográficas, podemos encontrar en “Agua.Naufragio.Equilibrio”?

 – J: Bueno, en concreto dos temas, “Le Mal du Pays”, que lo saqué de “Los Años de Peregrinación del Chico Sin Color”, y “Yo, Sputnik”, que es un poco mezcla de “Sputnik, Mi Amor” y “Yo, Claudio” de Robert Graves… Y eso entronca con otra influencia por la que siento gran predilección, que es la Historia Clásica. Tenemos una canción llamada “Farsalia” que saca su nombre de la llanura donde tuvo lugar la última batalla de la Guerra Civil romana… La canción habla un poco de eso, de cómo los hermanos pueden matarse entre ellos por perseguir una mentira. Hay muchísimas influencias, canciones como “Océana” o “La Democracia del Invierno” son fábulas, que al final tienen su moraleja y depende del oyente dar con ella. No sé, extramusicalmente hay muchísimas influencias, hay letras que surgen de imágenes mentales, de pinturas…

Ya hablando del concepto del disco, desde el diseño de la portada y CD, se intuye un trabajo más luminoso que el anterior “Atlas”. En referencia a lo musical, creo que es bastante afín a este concepto. ¿Buscabais el cambio desde un principio o se ha ido dando de forma paulatina a lo largo de estos dos años? ¿Cómo ha influido DLCALT en el sonido de Catorce?

– J: Fue buscado por una parte y por otra no, y definitivamente DLCALT ha tenido mucho que ver. Al final, DLCALT ha terminado absorbiendo esa parte más “metal” de Catorce, dejando espacio para otras cosas que nos entusiasman también como el pop, el emo de los 90 o el grunge. Cuando empezamos a componer el disco creímos que ya era el momento de dar el siguiente paso, atrevernos con cosas con las que antes no nos habríamos mojado por miedo a hacerlo mal. Lo que no sabíamos era cómo sería la consecución final, ha terminado siendo un disco más leñero de lo que imaginábamos.

– JM: Al final la cabra siempre tira al monte, por mucho que intentemos visitar otro tipo de parajes musicales… Pero creo que es un disco bastante más maduro. Realmente, lo que está claro es que es más positivo, como el cambio que hemos pretendido dar también a nuestras vidas; y eso se refleja tanto en los diseños, como en las letras.

Después de vuestro paso por Málaga, ¿Qué nuevas fechas tenéis previstas para la presentación?

J: Pues ahora tenemos Woodstock del ‘69, Wembley del ‘86, Donnington del ‘88…

– JM: Tenemos cosas avanzadas para Madrid, Asturias, Córdoba y varios lugares más; pero queremos esperar a tenerlo cerrado para anunciarlo todo debidamente.

La canción que cierra el disco es “El Este (Batalla, pt.2)” ¿Es una continuación de la canción que cerraba “Atlas”?

– J: Sí, aunque no fue intencionada. Fue el primer tema que compusimos para “A.N.E.”, y es el más personal para mí. Al terminar de escribirlo nos dimos cuenta de que tanto la letra como la música tenían mucho que ver con “Batalla”, y casi decidimos al momento que tenía que ser la segunda parte de esa canción. Siempre nos ha molado ese rollo de hacer guiños a canciones de anteriores trabajos, crear una conexión y no pasar página del todo.

– JM: Ya solo nos faltan diez partes más para hacer una suite, como Mike Portnoy.

Para terminar. Considero que 2016 ha sido un año bastante cargado de buenos discos o anuncios de nuevos lanzamientos. ¿Los tres mejores discos a nivel internacional de 2016?

– J: Pues “All Our Gods Have Abandoned Us”, de Architects; “Standards” de Into It. Over It. y “American Football (LP2)” de American Football. Por ejemplo.

– JM: Yo me quedo con “To be everywhere is to be nowhere” de Thrice, “Affinity” de Haken y “Endless light” de O’brother.

¿Y a nivel nacional?

– J: “These Are The Dead Years” de Flying Dog, el EP de Ànteros, “Lunas” y hace poco descubrí a un grupo de Cataluña llamado Tano! con gente de Hurricade que me dejó con el culo torcido.

– JM: “A year with no summer” de Obsidian Kingdom, “More human than us” de Goddamn y “Epilogue” de Thesauros.

 

Por Javier LS

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios