el-kanka-foto-promo

Nos damos cita en el Café Berlín, donde esa misma noche Pedro Chillón da comienzo a un espectáculo varieté denominado “Pequeño Gran Bingo Musical Chillón” y donde El Kanka participará junto a Pepín Tre y El Niño de la Hipoteca. Cuando se le pregunta sobre que va el espectáculo, el propio Kanka confiesa que “ni el propio Pedro lo sabe” pero al malagueño parece que no le importa mucho siempre que pueda jugar y pasárselo bien sobre un escenario. Como la banda sigue con la prueba de sonido propone irnos a tomar una caña, sin alejarnos para cuando sea su turno de probar. Divisa un cartel de una conocida cerveza madrileña y allí que nos acercamos, asomamos por la puerta y… “tía, a mí el sitio me llama”. Un bar castizo con cierto aire al sur, cercano a la Calle Preciados, es el lugar escogido para realizar la entrevista a El Kanka, que vuelve a Málaga este sábado 12 de noviembre. Y es que aunque le hemos tenido un par de veces en Málaga, con el disco ya publicado, explica que ha tocado “canciones en las cositas que he hecho este verano en Málaga, pero no he ido hacer presentación de disco oficial. Además va a ser, más especial porque vamos con banda”, afirma ilusionado.

LOS COMIENZOS

Comenzó con la guitarra a los 17/18 años, más o menos cuando, siguiendo la corriente “de lo que te enseñan; el vamos a conseguir un trabajo, haz una carrera con salida…” y sus buenas dotes para los números, le llevaron a matricularse en Económicas, aprobando todo el primer curso. Sin embargo no tardó en darse cuenta de que aquello no era lo suyo, que por mucho que algo se te de bien si no hay ganas, ni pasión… de nada vale. Por aquella época hacía segundo de Conservatorio y vivió una pequeña crisis, “la música me encantaba, se me daba bien, tenía cualidades y no me veía estudiando algo que no me gustaba y dedicándome después a ello”. Así que dejó los números y, por aquello de tener una carrera, se fue a las letras teniendo claro, ya, que a lo que quería dedicarse era a la música. De Filosofía, de la que tiene hasta tercero, tiene mejor recuerdo, desde lo interesante que le resultaban las clases, a la escritura de los filósofos, declarándose fan de Nietzsche, a quien considera más poeta que filósofo, “un tío muy creativo que era músico también”. Hablar de poesía y de escritura me hace preguntarle por Dylan y el Novel de Literatura, verbaliza sin pudor alguno que no es muy dylaniano y que “lo he escuchado porque es casi obligatorio para alguien que hace canciones” pero no es “su rollo”. La falta de conocimiento sobre las letras de Dylan, más allá de los clásicos, le hace no entrar mucho en una posible defensa o no del premio, sin embargo expresa sin duda alguna y desde el conocimiento de la obra del músico, que Javier Krahe “está por encima de nivel de muchos poetas, y si le podría dar un premio de literatura”. Una maravillosa manera de posicionarse a favor del Nobel de Literatura a un músico (letrista) y un homenaje, más que merecido, al desparecido Javier Krahe.

Su llegada a Madrid tuvo que ver con el amor, pero no por la música, sin embargo reconoce que el salto le ayudó a “estar en el hervidero del arte de Madrid”. Cuando se le plantea si girar por Latinoamérica o tocar en unos meses en La Riviera (Madrid) serían hechos posibles si se hubiera quedado en Málaga, duda; “yo desde Málaga me lo curré mucho. Pero si es cierto que Madrid te pone un poquito más las pilas, Málaga se presta más a relajarte así que a nivel productivo me vino bien.” Y aunque él ya tiene su carrera encarrilada, y actualmente reside entre Barcelona y Málaga, si que considera necesario “para todas las personas que se dedican al arte el pasar una temporada en Madrid, conocer sus secretos, tocar a puertas, conocer gente. No estoy diciendo que no se pueda hacer desde otro sitio, pero un tiempo siempre es positivo, para mi lo ha sido”.

MOMENTOS ESPECIALES CON DE PANA Y RUBÍ

Cuando recordamos que en unos días hará justo un año de la publicación de De pana y rubí, Kanka sonríe y resopla. Se muestra orgulloso del trabajo realizado junto a Carlos Manzanares, y confiesa que se va “a volver a dejar conquistar” y confiará en él la producción de su próximo trabajo, que espera que sea para el 2018. Cuando le pregunto por el sonido ska que buscaba en este trabajo me rectifica, “lo que yo quería era saber qué pasaría tener una banda de ska interpretando mis temas, cumbia, bolero, rumba…”. Eso al final no pudo ser, pero si que pudo introducir algo de vientos en su pasado concierto en el Viña Rock, donde tocó delante de 20.000 personas. Cuando recuerda aquel concierto se le ilumina la cara y expresiones como “fue increíble“; “muy exagerao”; “fue muy loco”. El Kanka entraba en el cartel del 2016 para rellenar el hueco que producía la enfermedad del vocalista de Marea y para estar de rebote… no lo tuvieron que hacer tan mal porque repiten en la próxima edición; me siento muy orgulloso, porque no hay muchos cantautores en el Viña Rock, porque yo aunque hago fusión me considero cantautor ¡y repetimos!

Y no es lo único “exagerao” que le está trayendo este año de tantísimo trabajo, en unos meses, El Kanka actuará en una de las salas de mayor aforo de la capitalla Riviera impone. Estoy acojonado la verdad, es muchísima gente la que cabe allí. Me gustaría que fuera un poquito especial y estamos pensando en la escenografía, en colaboraciones… Queremos ir con la banda grande, con los vientos pero si, la idea es que sea un concierto especial, un fiestón gigante” Sin embargo explica que aún lo tiene todo muy en el aire porque acaba de volver de cruzar el charco y ha sido aterrizar y ponerse hacer promo de la gira por España. De esta última gira por Latinoamérica no guarda su mejor recuerdo en cuanto a logística, pero problemas de aeropuertos mediante, “los conciertos han sido hermosos”. En Chile hacían un primer contacto pero en México y Colombia, donde repetían, “la gente viene con la lección aprendida, cantando, gritando, como me gusta a mí. Es un público super apasionado, super agradecido” El Kanka lo tiene claro, estos primeros saltos tienen como objetivo “hacer carrera paralela allí. Mi rollo entra allí, soy muy latino componiendo, he escuchado mucha música de allí y se nota. Hay una correspondencia muy guay.

el-kanka-promo

EL KANKA, MALAGUITA

Es el momento de hablar de la tierra, y desde Madrid nos trasladamos hasta el Recinto Ferial Cortijo de Torres. Recordamos los conciertos de El Kanka durante la Feria de Málaga y como ha sido la evolución desde tocar en la antigua Caseta de la Juventud, hasta pasar por la reciente explanada de la Juventud y llegar, este año al Auditorio Municipal. “para que te conozca gente está guay la explanada, al Auditorio ya va tu público. Pero si, me gustó el paso al Auditorio por el hecho de haber pasado por los distintos espacios. Yo soy un malaguita. No soy muy de la feria pero a los conciertos iba a todos los que podía”, recuerda conciertos de Mago de Oz, Mclan, Los Delincuentes y a Tabletom, a los que iba a ver cada año, y expresa que años atrás jamás pensó que su nombre podría aparecer en el cartel de la Feria de Málaga. El lado nostálgico y con cierto punto demandante lo saca al recordar sus inicios como músico. Porque aunque se muestra contento con el despegue cultural de la ciudad, “creo que tiene un puntito cultural que a mi, como persona que se dedica al arte me interesa muchísimo”, echa de menos algo que para él es muy importante, “una sala pequeñita, una Botica. Un sitio donde se reúnan los creadores hablar, a tomar una copa y se pongan a tocar cuando se cierre la persiana, eso no lo hay. Falta un lugar de reunión para los artistas.”. En cuanto a la escena musical local El Kanka expresa que está un poco más perdido, desconoce lo que se está haciendo y “creo que se debe a lo que te comentaba antes, al hecho de que no exista un lugar de reunión, porque antes iba a la Rebotica y estaban las sesiones de micros abiertos…”, explica que él hace referencia a la canción de autor, ya que el tema bandas locales si que hace más que está desconectado. Se deshace en halagos en Rafa Toro, quien abrirá el concierto del sábado en la Eventual, y le define como un magnífico letrista.

Si le pido que de motivos a los indecisos para que terminen de animarse a ir al concierto del sábado, recuerda que no acude a Málaga en formato banda (serán cinco integrantes) desde Lo mal que estoy y lo poco que me quejo (2013); que es la presentación oficial, un año después de publicarse, de De pana y rubí (2015); en la Sala Eventual, el sitio más grande donde ha tocado en Málaga; y tocar en casa siempre hace un concierto especial.

SIN ARTE LA VIDA SERÍA UN ERROR

La última vez que hablamos con él nos contaba que la canción social era más que necesaria y que a pesar de que le daba cierto pudor, el tema “Nosotros a desobedecer” era una necesidad de expresar lo que sentía. En De pana y rubí, en el track de Agradecimientos, tiene unos segundos para dirigirse al Gobierno haciendo mención a la Ley mordaza y el IVA cultural. Y es que para El Kanka, nada ha cambiado, todo va a peor, “es tan surrealista que de verdad me cuesta trabajo creérmelo. Yo cuando escribo lo hago con absoluta libertad y en este disco me cago un poco en la Monarquía. Y una amiga me preguntó si estaba seguro de sacarlo, tiré para delante pero fue la primera vez que me paré a pensar en si podría pasarme algo por una de mis letras. Está claro que hoy en día cabe muchísimo la crítica porque hay muchas cosas que se están haciendo mal”. La crítica social nos lleva hablar de la educación y las escuelas. El Kanka, quien fue profesor de guitarra, se expresa ante la posibilidad real de que asignaturas como filosofía y música acaben desapareciendo de los curriculums escolares; “lo enfocan todo para crear seres productivos, pero está mal enfocado, es un error eliminar la creatividad y la forma de pensar.” Y se muestra realmente preocupado ante los efectos que pueden generar estas decisiones; “el ser humano es un ser excepcionalmente creativo y la creatividad que nosotros tenemos haciendo un producto artístico influye también en la gente que nos escucha, nos lee, nos visiona… si quitamos todo esto, estamos haciendo seres humanos inútiles.”.

Con esta última afirmación decidimos que es momento de parar. Es rotunda, algo así como “Sin la música, la vida sería un errorde Nietzsche. Bueno eso y que ya llaman a El Kanka para que vaya hacer la prueba de sonido. Así que me despido de él hasta la próxima, esperando que sea antes de febrero en La Riviera, y me recuerda que no me olvide de deciros los motivos por los que este sábado tenéis una cita en la Eventual MusicHazte con tu entrada aquí!)

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios