©-Miguel-Ángel-de-Arriba-2-900x600

Sábado 14 y domingo 15 de enero. Teatro Cervantes. Entradas aquí.

 

La grandeza y la dificultad de El padre, calificada por su autor de “farsa trágica”, radican en tratar un tema tan espinoso como la pérdida de la realidad debida a la vejez.

 

“El padre” nos coloca en la perspectiva de una mente confusa o, quizá, confundida  por los intereses de los que le rodean, nunca lo sabremos. Sin ridiculizar jamás el carácter principal, Andrés nos hace reír. Las situaciones ambiguas, muchas  veces contradictorias, las réplicas mordaces, los personajes duplicados, cambiantes, y por encima de todo la duda de si lo que realmente sucede es lo que dice la familia  o es lo que siente el padre, producen una de las obras más divertidas, apasionantes y profundas del teatro contemporáneo.

Muchas veces  se acerca al drama, otras  muchas a la comedia y la mayoría de la veces a un inquietante “thriller” al estilo  Hitchcock. Nunca decae y cuando creemos estar en una certeza, un revés inesperado, una imagen nueva nos desconcierta y nos vuelve a atrapar. Gran y divertido teatro.

Naturalmente es una obra escrita  para un actor. Contar con Héctor Alterio para el papel principal convierte este proyecto en un sueño para cualquier equipo ya que el rigor, la inteligencia,  el dramatismo y el sentido del humor están garantizados.

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios