Sr_Chinarro

Este jueves Sr. Chinarro presenta su último trabajo, El Progreso, en la fábrica de San Miguel a las 21h, en una nueva cita de San Miguel Music Explorers. El artista sevillano, afincado en Málaga desde hace doce años, sigue siendo uno los músicos más respetados de este país. No ha perdido el encanto de sus letras: siempre certeras y cargadas de costumbrismo. Por nuestra parte, no quisimos perder la oportunidad de charlar un rato con Antonio Luque.

“la escena en Málaga es un poco cerrada, justo lo que nos criticaban a los indies”

Hace poco más de un año publicabas tu último trabajo, El Progreso. ¿Cómo ha sido la acogida del disco?

Bueno, no ha estado mal. Comparando con la historia de Sr. Chinarro, pues más o menos… Siempre hago un disco más a ver si sale el disco perfecto, el camino es lo interesante. Luego ya es un poco como la cosecha del año, pero mientras haya cosecha, vamos bien.

En Perspectiva Caballera apostaste por la autogestión a través de tu propio sello,  VEEMMM, y en este confías la gestión a El Segell del Primavera, aunque cuentas con la propiedad del máster del disco. ¿Es mejor dedicarte en exclusiva a los aspectos puramente musicales?

Sí. Luego me dio cosa porque el esfuerzo se quedó aparcado, pero como bien dices es mejor dedicarme a hacer canciones. Hacer diez canciones en un año… buenas buenísimas ya te digo que es imposible, y si encima tienes que dedicarte a la distribución digital y física y la promoción…Todavía me acuerdo de la furgoneta en la que me llegaron los vinilos de Perspectiva Caballera, que no podía subir la cuesta y tuve que bajar a recogerlos. Lo hice porque quería hacerlo desde hace muchos años, pero mejor que cada uno haga su parte y ya está.

En cierto sentido, se puede decir que la figura de Jota (Los Planetas) presenta una gran importancia a lo largo de tu carrera. Siempre cuentas que te impulsó para vivir de la música, produjo El fuego amigo y ahora El Progreso. ¿Cómo es trabajar con él?

Muy, muy bien, siempre viene al rescate (risas). En aquella época estaba más perdido, ahora no porque ya tengo una edad, pero sí, siempre está ahí al quite. Tiene muchísima experiencia y conocimiento, aunque en ese momento él también estaba preparando su disco y esta vez bajó menos al estudio. Además, la banda que me acompaña se estrenaba justo aquellos días, mi primer contacto con estos chicos fue grabando ya… Entonces no hacía falta solo la producción del disco, sino el ensamblaje de una banda con el solista, por decirlo de alguna manera.

Justo por eso te iba a preguntar. Ahora te acompaña una banda formada por Jaime Beltrán, Mario Rodríguez y Mafo. ¿Qué le aportan a Sr. Chinarro estos tres jóvenes granadinos?

Pues mucho: tocan muy bien y montamos la canciones muy rápido. Yo les presento cualquier idea y, bueno, si la idea no es muy buena te lo hacen saber pero sin ser desconsiderados; y si la idea sí que es buena manifiestan más entusiasmo.  

Uno de los adjetivos que con más frecuencia se usan para definir su carrera  artística es prolífica. De hecho, en algunos conciertos ya hemos escuchado algunas canciones nuevas. ¿Tendremos nuevo disco pronto?

Todavía queda trabajo, pero estamos cerca ya. La mitad del camino ya está recorrido.

“La gente va a conciertos, bebe cerveza y escucha música.”

Hace unos meses podíamos verte de gira de la mano de SON Estrella Galicia, ahora en Málaga con San Miguel. ¿Son las cerveceras los mecenas del siglo XXI?

Bueno, es un acuerdo de colaboración. La gente va a conciertos, bebe cerveza y escucha música. Me parece que es una unión natural, ¿no? Me parece mucho peor cuando son anuncios de coches, y te puedo decir que una vez me negué… Luego me arrepentí porque era un dinero (risas).

En tus letras siempre se puede apreciar una ácida  crítica social y política, pero no de forma explícita de la forma en que lo hacen artistas como Nacho Vegas, sino de forma encriptada, teniendo que acudir a las segundas lecturas. ¿Es miedo a la sobreexposición y a los titulares sacados de contexto o simplemente es tu forma de escribir?

Hay ahora tanta gente hablando de política y tantos expertos… Si Jordi Évole no puede cambiar España, no lo voy a hacer yo con dos canciones. Más claro que lo explica ese señor… Y la gente no se quiere enterar. Todo el mundo tiene su esquema mental y de ahi no los sacas. Yo prefiero hacerlo de forma más sugerente, más subliminal casi. Del modo que lo hace Nacho está muy bien si quieres tocar en un mitin de Podemos. Yo es que no sé cuánto pagan. Toqué una vez en un mitin de un partido político pero porque pagaban una pasta. Aunque luego no me quedé a la charla, ¿eh? Me fui (risas).

Publicas textos con frecuencia en tu blog de la FNAC. A veces da la sensación de que la canción se te queda corta para expresar lo que te pasa por la mente y tienes que acudir al relato o a la novela. ¿Volveremos a ver alguna publicación editorial con el nombre de Antonio Luque?

Cuando ya no pueda cargar con el amplificador. Ahora me he comprado un ampli muy grande, a ver si así me pongo a escribir… Cuando sea un señor y ya me parezca del todo a Camilo José Cela, me dedicaré a comer y a escribir y ya está.

Justo antes de publicar Menos Samba, coincidiendo con un cambio de banda, comentó que a partir de ese momento abandonaría el nombre Sr. Chinarro para empezar a publicar discos bajo su propio nombre. ¿Qué le hizo cambiar de opinión?

Al principio pensé en poner mi nombre y ya, como hicieron Nacho Vegas o Iván Ferreiro. Pero claro, si lo cambias luego te pegas un par de años haciéndole ver a la gente que eres tú, Sr. Chinarro. Y ahí se pierde una oportunidad de éxito. Que si has tenido el éxito de Los Piratas da igual, porque remontas y ya está, pero Antonio Luque no sé yo… Es que estamos hablando del salario, del pan.

Eres fan confeso de la obra de Mark Kozelek y de Bill Callahan. ¿Eres tú la versión española de estos dos artistas norteamericanos?

Somos artistas contemporáneos. Fue Jesús Llorente quien me pasó una cinta de Smog y otra de los Painters. Son artistas extranjeros, que graban discos que suenan mejores que los míos, con unos músicos increíbles y ellos mismos son mejores que yo. Vaya, seguramente, que tampoco lo sé. Incluso personalmente parece que tenemos cosas en común. En Chile uno me dijo que le recordaba a Callahan, no sé si me lo dijo como un ataque o como un halago. También Jota me dice que mi carácter le recuerda al de Kozelek, y claro, por eso hacemos este tipo de música (risas).

Ya hace bastantes años que cambió Sevilla por Málaga, y sabemos de su gusto por los espetos. ¿De qué manera influye esta ciudad en tu obra?

Yo tengo el mar justo aquí delante. A mí, que soy un tipo nervioso, me tranquiliza. En cinco minutos puedo estar sentado junto a las olas. Aunque sea de Sevilla eso para mí es algo muy importante; mi familia veraneaba en El Puerto de Santa María… Yo soy de playa. Y también la temperatura, cuando pasan los 35º C me pongo de mala hostia, y aquí a los 40 º C llegamos un par de días al año.

Somos una publicación centrada en la escena cultural de Málaga. ¿Te interesa alguna banda de esta zona?

Seguro que los hay buenos. Dejé el alcohol hace nueve meses y he dejado de salir. Antes iba a la Velvet o al ZZ Pub, pero ya hace tiempo que no voy. Me consta que hay muchos grupos tocando y cuando alguno pegue fuerte seguro que me voy a enterar. Como pasa en Granada ahora como con Trepàt o Apartamentos Acapulco. Aunque es verdad que la escena en Málaga es un poco cerrada, justo lo que nos criticaban a los indies (risas).

Por Juan C. Salar

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios