Desde el 10 de agosto de 2017 hasta el 4 de febrero de 2018, las exposiciones Alexéi y Andreas Jawlensky. La aventura del color y Carteles de la Revolución ocuparán los espacios de muestras temporales de la Colección del Museo Ruso de Málaga.

 

Kandinsky se fue y llegaron Alexéi y Andreas Jawlenski para que Málaga pueda seguir conociendo las vanguardias rusas en el interior del edificio de la Tabacalera. Como es habitual, siguiendo un discurso expositivo cronológico en ambos autores, el Museo Ruso nos acerca a la producción de Alexéi de una forma en la que se puede ver cómo influyen, primero, autores como Sorolla, Malévich, Kandinski o Matisse hasta que cristaliza un estilo y voz propios.

Alexéi, militar de profesión, entró en la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo pasando por tantas etapas como el arte de aquella época estaba experimentado. Su gran habilidad y la comunidad de la que se rodeó, los grandes artistas del momento, facilitaron esta meteórica evolución que acabó en una investigación muy profunda sobre las posibilidades del color y su subjetividad. Esta expresividad podemos observarla también en las obras que realizó a partir de 1929, cuando empiezan los síntomas de una artrosis que, finalmente, le dejaría paralítico en 1937 provocando su despedida del arte.

Sin embargo, el Museo Ruso no podía olvidar que este año se cumple un siglo de la Revolución de Octubre. Así nace Carteles de la Revolución, además de perfilarse como un suculento anticipo de la próxima exposición anual que visitará el museo y que recorrerá el Realismo Socialista. El rojo sangre del pueblo se mezcla con fotografías de la época y con mensajes que demuestran la gran habilidad de los rusos para construir mensajes de revolución y propaganda efectista. El cartelismo, gran relegado en la Historia del Arte, reclama en Carteles de la Revolución su lugar e importancia que ha tenido en hitos como este.

Información práctica

Horarios:

-Abierto de 9.30 a 20.00

-Cerrado los lunes, 1 de enero y 25 de diciembre.

 

Fotos de  de Rodrigo Eréndira López

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios