Jueves 16 de noviembre. Sala La Trinchera, Málaga.

Los noruegos hicieron disfrutar a una Trinchera casi llena en un breve pero intenso directo en el que no faltaron bromas varias.

21:00, hora de la apertura de puertas pero poco ambiente en las afueras de la sala, escasas 10 personas esperan en las afueras, entre ellos los responsables de Budweiser, patrocinadores de esta gira española de Kakkmaddafakka pero debido a esta costumbre nuestra de esperar al último minuto, hasta al filo de las 10 de la noche, cuando arrancaba el concierto, no comenzó a notarse el ambiente dentro.

Un croma promocional, el clásico puesto de merchandising, y el ir a venir a las barras iban haciendo a los asistentes adentrarse poco a poco en el espectáculo que se cernía.

Puntuales, a las 10 de la noche y sonando de fondo En la gruta del rey de la montaña del compositor noruego Edvard Grieg a modo de introducción, iban bajando las escaleras de la sala Axel y los suyos mientras el aforo de la sala ya superaba los ¾.

“Uno, dos, tres, cuatro” sonaba precediendo a Touching, el primer tema de la noche procedente de su disco Hest (2011) encadenándola con Neighbourhood y seguida de un “buenas noches Málaga”. Tras ella se escuchó Someone New y pudimos disfrutar de un impresionante solo del batería Kristoffer Van Der Pas “Many sexy ladies in the house tonight” se congratulaba Axel, antes de explicar que su misión principal esa noche era presentar su último trabajo Hus “en la ciudad de Pablo Picasso”.

Pero su último trabajo era un ingrediente que ibas notando poco a poco durante todo el concierto mezclado con temas antiguos (¿Puede llamarse antiguo al trabajo de un grupo tan joven?), no un bloque sólido inamovible como hacen otros grupos y es que precisamente se metieron al público definitivamente en el bolsillo con Young.

Blue Eyes fue la canción con la que volvieron al presente y a la que siguió una Galapagos con un sonido muy actualizado y diferente, lo mismo ocurría con una Is She que sonaba mucho más rockera y en la que el público hizo parte de los coros.

La algarabía y el desenfreno llegaba con All I want to hear, la camiseta sobraba, había algún amago de pogo y se escuchaba un “¡vamos Málaga!” desde el escenario, contestada con guasa desde el público que coreaba “pollito de Troya” mientras Axel subía por las escaleras de la Trinchera y se colocaba en el pasillo que da acceso a los camerinos.

Carreras por aquí, saltos por allá, una bandera gigante agitándose, a ritmo de la instrumental Heidelberg la sala se convirtió de repente en una alocada despedida de soltero gigante, de hecho se vinieron tan arriba que dieron entrada a la canción equivocada, rectificando tras algunos acordes y con algo de confusión. Tras unas palabras en común, arrancaron de nuevo con Boy en un tono más calmado y a la que siguió Your Girl, tras la cual se despidieron “Funny people in Málaga, thank you very much, we are Kakkmaddafakka”, encadenando con su tema más conocido Redless que sí fue coreado por toda la sala.

Desaparecieron de escena un momento, previo a los bises y en los que el público cambió el clásico “otra, otra” por expresiones varias procedentes de La Vida Moderna, pero la ausencia fue brevísima, pues aún no había dado tiempo a darle más de un trago a la cerveza cuando el bajista Stian Sævig se metió en la piel de Cher para versionar Believe.

El reloj marcaba las 23:10 y aquello parecía estar llegando al final con un arranque en acústico, casi a capella de Forever Alone que luego se tornó en algo totalmente opuesto, cómico y apoteósico a la vez.

Esa fue la guinda a un concierto breve pero intenso, ovación por parte del público mientras sonaba You’re the first, the last, my everything de Barry White y se retiraban Wild Nature y los suyos de nuevo a ritmo de cancaneo.

Es de agradecer que iniciativas como el Budweiser Live Circuit acerquen de vez en cuando a grupos internacionales a Málaga, ya que a falta de un festival potente (obviando el Weekend), es la única forma para que nuestra ciudad resuene fuera de nuestras fronteras.

 

Por Joselu Pérez y Noemí López

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios