Milgram y Viva Belgrado. Goetia Session. 

Sábado 16 de diciembre, Velvet Club.

Como ya viene siendo habitual por estas fechas, Goetia preparaba su cierre del año con la visita de los cordobeses Viva Belgrado, los cuales estuvieron acompañados de la banda malagueña Milgram.

De forma puntual y con una Velvet caldeada hicieron acto de presencia los componentes de Milgram, proyecto de carácter personal entre los dos hermanos Javi y Miguel Vera, acompañados de Alejandro Castilla a la guitarra y Álvaro Olmo al bajo, componentes de la banda Dirty Army. Oscilando entre el  rock alternativo y el emo de los 90’s, bañado con tintes y sonoridades del post-rock nos encontramos con este dúo (convertido en cuarteto en directo) y su primer EP,  Pasiflora(autoeditado, 2016).

Comenzaron presentando un tema nuevo, el cuál no tiene aún nombre, que enlazaron con “Días Nuevos”, tema que engloba bastante bien el sonido de la banda y que ejerce como perfecta carta de presentación de la misma. Comenzaron con pequeños altibajos en el sonido, que poco a poco fueron diezmando consiguiendo así que pudiésemos disfrutar del resto del concierto.

Cabe destacar el buen hacer en el escenario, pues pese a las dificultades para ensayar, según comentaron entre canción y canción, sonaron muy sólidos y con los temas muy bien planteados en directo. Tras bromas y un pequeño guiño a La Parade con un inicio improvisado de “Descarne” en uno de estos parones dieron paso a lo que para mí fue el punto álgido del concierto, pues se dio paso a “Autoscopia” tema que vira hacia terrenos más emotivos que por momentos desencadenan en guitarras abrasivas y compactas, poniendo así el contrapunto a la voz cálida que asomaba por encima. Pusieron broche y final con “Femme Fatale”, tema quizá más coreable del EP, cosa que se pudo comprobar entre el público asistente y “La soga de la muerte”, tema que no se encuentra en el EP y que generó un  gran contraste que dejó un gran final para el estreno de esta banda en Velvet.

A pesar de apenas llevar tres conciertos en sus espaldas es innegable apreciar todo el cariño y dedicación que han puesto los hermanos Vera en este proyecto, sin más pretensiones más allá que la de dar salida a sus inquietudes personales. Bien arropados por Alejandro y Álvaro se notó soltura en el escenario por parte de toda la banda, no obstante, todos tienen bastantes tablas.

Si se pudiera poner algún borrón de tinta en su directo sería en la falta de Miguel Vera a los coros por problemas de salud, lo que hizo quitarle parte de la personalidad total de la banda. También hubo momentos  en los que las situaciones abusivas de “animador de fiestas” a base de palmas me sacó un poco de contexto.

Tras el parón de rigor, era el turno de la banda más esperada aquella noche. Una vez con sus instrumentos en mano,  Viva Belgrado comenzó la faena sin previo aviso con una “Calathea” que sonó desgarradora y pilló por sorpresa a más de uno allí presente.

Los temas fueron sucediéndose sin apenas descanso y fueron enlazando canciones de su primer largo Flores, Carne (2015), entre las que sonaron la dupla constituida por “Báltica” y “De carne y Flor” que desató a un público ya entregado de por sí; y temas de su reconocido segundo LP “Ulises” (2016) como la emotiva “Annapurnas” o la más sosegada “Por la mañana, temprano”

Aprovecharon esta gira de invierno para presentar “Epílogo: La cima”, tema que presentaron recientemente y que posiblemente suponga un punto de inflexión para la banda, dado el título y el último tema presentado llamado “Guillotinas”.

En esta ocasión, los cordobeses sonaron mejor que en otras visitas a la ciudad, aunque se echó en falta por momentos algo más de claridad en las guitarras; y se mostraron más conectados y participativos con el público lo que ayudo a que se generase la descarga general cuando sonó “El Gran Danés” (El invierno, 2013) que removió la sala de los pies a la cabeza. Cerraron la noche con “Ravenala” que dejó sin gargantas y con ganas de más a un público totalmente exhausto y entregado.

Si hay alguna palabra para definir a Viva Belgrado  es ACTITUD, una banda que no ha parado de subir y progresar, sin parar de rodar y dando la friolera cifra de más de 70 conciertos en más de 20 países, dejó en Velvet parte de esa energía que les mueve y los caracteriza, no dejando títere con cabeza. Quizá la cima se les ha quedado pequeña o quizá les quede otras a las que subir, pero mientras sigamos teniendo la oportunidad de disfrutarlos en directo será mejor poder asistir contagiarnos de su energía, antes que tengamos que apreciar estos momentos desde el retrovisor.

Texto por Javier LS

Fotos por Marina Martínez

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios