El 10 de noviembre de 2017, Vetusta Morla sacaba nuevo disco. Titulado como la gira, Mismo Sitio Distinto Lugar, ahora tiene al grupo sumergido en su presentación a los dos lados del Atlántico. El 21 de julio estarán en la provincia, más específicamente en el Castillo Sohail de Fuengirola. Con motivo de esta visita, hablamos con Jorge González, miembro de la banda de Tres Cantos, sobre el disco, la gira, el futuro y los inicios.

Han tildado vuestro nuevo disco del más “sombrío y ambicioso”. ¿Creéis que el público se esperaba esos nuevos sonidos que lo hacen diferente a cualquier otro de vuestros discos? ¿Cómo conseguís que suene tan diferente, pero siga siendo Vetusta?

Bueno, nosotros no nos hacemos ese planteamiento de lo que se esperaba o no. Simplemente, al final, cuando grabamos discos nos limitamos a vivir la experiencia. Sentíamos que teníamos agotadas unas maneras de hacer las cosas y decidimos cambiar algunas como el productor, el estudio, a la gente que mezcló el disco y los procesos de grabación. Fue un proceso lleno de incertidumbre porque no sabíamos muy bien lo que queríamos, pero lo que sí sabíamos es que queríamos que sonara de forma diferente, eso lo teníamos claro. Entonces, vivimos ese momento de crisis que tiene todo cambio y la verdad es que el resultado parece que está funcionando muy bien porque parece que la gente lo ha entendido.

“Este disco nos ha salvado emocionalmente”. ¿De qué os ha salvado Mismo Sitio Distinto Lugar? ¿Qué diferencias habéis vivido en la concepción de este disco respecto a los anteriores?

La necesidad de no repetirse, el sentir que todo ha evolucionado, que no se hacen las cosas de la misma manera. Al final la música es un organismo vivo que muta. Incluso las canciones, desde cómo las grabas en el disco a cómo suenan en una gira, son muy diferentes y todas esas decisiones que implican cambios y esa incertidumbre o ese dejarse llevar sin saber muy bien a dónde, puede que sea uno de los secretos para habernos podido reencontrar de alguna manera. Cuando estás un poco desubicado acabas volviendo a casa. Esa mirada hacia atrás, pero sin parar de andar hacia delante, nos ha ubicado en un espacio donde nos hemos encontrado muy a gusto.

 

 

En la entrevista que concediste a MLGCOOL en 2014, hablaste de que hacía falta intuición, sobretodo en el mundo del arte y de la educación. Según habéis contado en otros medios, la premisa para este proyecto era esa: la intuición. ¿No os daba miedo, antes de llenar la Caja Mágica, dejaros llevar por algo tan volátil?

No, a ver, la Caja Mágica no fue tanto intuición, fueron puros números y más bien un riesgo. La gira pasada hicimos tres palacios de los deportes y sumando dos palacios de los deportes ya eran 30.000 personas. La sorpresa ha sido llenarlo. Cuando decides hacer un concierto así te preguntas dónde puedes hacer algo que supere las 15.000 personas de un Palacio de los Deportes y el sitio que encontramos fue ese. Lo que ha sucedido después ha sido una sorpresa. La intuición está en otro sitio, en sentir que estás yendo por el buen camino y seguirlo, o bien sentir que ese camino ya no te emociona o ya no tiene esa parte romántica que buscas en la música. El tema es decidir cuáles de los miles de caminos que ahora se abren en la vida podemos escoger. Para mí la intuición también está muy basada en la experiencia. Cuanta más experiencia tengas, mejor vas a seguir la intuición.

¿Es este el disco del que más orgullosos os sentís?

Cada disco que saquemos va a tener esa respuesta (risas). Porque en el momento en el que dejemos de sentir eso será porque es una etapa musical ya cerrada.

 

 

MSDL se ha compuesto y grabado en muy poco tiempo. ¿Cómo lo habéis hecho? 

Las canciones las fuimos grabando de forma diferente. Otras veces hemos estado mucho más tiempo en el estudio. Este se ha grabado prácticamente en 10 días. Fuimos con las canciones sin cerrar del todo, que es una cosa que sí ha cambiado, y fuimos a terminar de cerrarlas y fue donde apareció la intuición, el no saber a dónde vas. Antes íbamos al estudio con todo superaprendido y memorizado y lo que hacíamos era reproducirlo. En esta ocasión hemos hecho un proceso más creativo.

Si hay algo que también llama la atención de este disco, aunque realmente lo ha hecho en todos los vuestros, es lo cuidado que está el diseño. En este caso obra de Rubén Chumillas. ¿Qué buscasteis en su trabajo? ¿Os habéis quedado contentos con el resultado?

Sí, muy contentos. Yo creo que, sobre todo el vinilo, ha dado una impresión muy buena. Lo que hemos hecho con el diseño del disco es lo mismo que hemos hecho en el mismo disco. Hemos soltado, hemos liberado mucho la parte musical y también esto. Con el arte, conocimos a Rubén Chumillas siguiendo un poco su trayectoria y le dimos libertad total. Y, aunque esté basado en el disco, parece como otra cosa a parte.

¿Podrías describir las sensaciones que te va dejando esta gira en pocas palabras?

¿Cómo que en pocas palabras? ¿Que te describa la gira?

… Sí, la gira. Nosotros estuvimos viéndoos en Madrid y ahora os veremos en el Castillo Sohail de Fuengirola, así que ya lo vivimos. Pero, ¿podrías resumir en tres palabras o cuatro lo que estáis viviendo?

Yo te cuento un poco, ¿vale? (Risas). Es muy difícil. No, mira, esta gira, sintetizando, es el trabajo de un disco muy complicado a nivel instrumental porque no se pensó en ningún momento en la parte del directo, solo pensamos en la canción. Entonces, la hora del directo ha sido un trabajo extra, pero, bueno, yo creo que son canciones tan buenas que sí que han cogido una dimensión diferente  y estamos muy contentos del resultado. La gira Mismo Sitio Distinto Lugar empezó en Latinoamérica, un poco también por concepto. No es solo porque allí nos reclaman y ya empezamos a tener un peso muy relevante, sino porque creíamos que le daba todo el sentido al disco el empezar en un sitio que al final no es el nuestro. Aunque, al final, los escenarios sean en Bogotá o en Fuengirola sigan siendo los mismos. Empezó siendo una gira por Latinoamérica que nos llevó por siete países diferentes, en la que hubo muy buena respuesta y luego hemos hecho una gira de representación en grandes recintos que se anunció con mucho tiempo. Ahora, mirando, ya que hemos parado, hemos triplicado público, por lo cual estamos muy contentos porque vemos que el disco realmente ha calado. Lo que se vive en el escenario cambia un poco por la experiencia y por la edad, porque eres más consciente de los que estás viviendo y antes no sabíamos lo que iba a pasar y estábamos un poco en una nube. Ahora tenemos los pies en la tierra y somos conscientes de que es una cosa única y que hay que aprovecharla. Creo que eso hace que dentro del escenario se cree una energía muy bonita entre nosotros.

 

 

No paran de decir que sois el mejor grupo en español que existe. Si hay un límite en la calidad de la música, ¿lo habéis alcanzado?

Quien debería responder eso es la gente, a ver lo que dice. Yo no puedo más que contestarte que estamos muy contentos con lo que estamos haciendo. Para nosotros es muy impresionante y muy bonito lo que estamos viviendo, de la manera en que lo estamos viviendo, con los años de trabajo que hay detrás, y no lo queremos desaprovechar. El resto, no sé, creo que ni depende de nosotros ni creo que nos requiera.

Volvamos a los inicios por un momento. La Vieja Morla es uno de los personajes más pesimistas, o realistas, de los de la Historia Interminable, de hecho habita en el Pantano de la Tristeza. ¿Por qué la elegisteis a ella para poner nombre a vuestro grupo?

Porque la fonética del nombre nos gustó. No hay más.

Pero, ¿sois lectores de Michael Ende?

Sí, sí, sí. En nuestra época de gente adolescente, en la que nos gustaba fantasear, era lectura obligada.

¿Y creéis que él escucharía vuestra música, si no hubiera muerto en los noventa?

No lo sé. Son gustos personales.

¿Qué le diríais si pudiérais hablar con él?

Ehhh… (risas) Es que no sé, no soy muy… No sé. No sé qué responderte.

Bueno, cambiando de tema, uno de los hitos más extravagantes de vuestra carrera es el juego “Los ríos de Alice”. ¿Nació de la necesidad de experimentar con las bandas sonoras, o de experimentar a secas con otros soportes?

Eso fue porque nos llegaron la gente de Delirium Studios y nos pidieron una canción para el videojuego y crear ese videojuego basado en nuestras letras. Nos pareció muy bonito cómo nos lo contaron, cómo tenían pensado el juego… Hubo una química especial con Arturo, la persona que vino a presentar el proyecto y, al final, apareció la idea de que hiciésemos la banda sonora del videojuego y nos encantó, porque además nos permitieron participar en el proceso creativo, mandando las pantallas, preguntando qué nos parecía. Fue un proceso muy bonito, muy orgánico, muy natural, que no surgió de ningún interés previo, sino que fue una propuesta muy pequeña que al final se hizo grande.

 

 

¿Os veis haciendo algo así de nuevo?

Nosotros tenemos la suerte de que nos llegan muchas propuestas y estamos muy abiertos en general. La música ya no está solo en la radio o metida dentro de un soporte físico. La música ha trascendido, forma parte del videojuego, de bandas sonoras, de series de televisión y a nosotros, utilizar la música de una forma artística, siempre nos interesa. Es la fórmula con la que mejor funcionamos. La cuestión es que aparezca algo que nos parezca bonito y nos llene. Cualquier opción que pueda ir apareciendo nos encantará seguramente poderla hacer.

Desde 2015 no pisáis Málaga. Ahora el 21 de julio os veremos en el Castillo Sohail, un sitio precioso, dentro del ciclo Marenostrum Castle Park. Siempre habéis dicho que el sur era un sitio complicado para venir. ¿Ha cambiado esa sensación? ¿Cómo os trata Málaga desde el público?

Yo creo que Andalucía, como me dijo una novia que tuve por el sur “de Despeñaperros para abajo todo es diferente”. En cierta manera, Andalucía es muy grande, y funciona de forma diferente como Cataluña o Galicia, sobre todo en lo que atañe a la comunicación y los medios. Tiene sus propios medios, trascender es más complicado a nivel musical. Andalucía tiene una riqueza brutal en otros estilos que copan los medios, calar es más difícil, pero nosotros estamos muy contentos y siempre ha habido una buena respuesta en Andalucía. La primera vez que nos sorprendió fue con “Mapas” cuyo segundo concierto de la gira fue en Málaga en una carpa en la que todo el mundo pasó mucho calor. Sin embargo, allí ya empezó a haber una cercanía especial con el público. Casi todos los técnicos que vienen con nosotros son de Jaén y tenemos muy buena relación con Andalucía. Sí nos costó un poco entrar, a lo mejor, pero luego tocamos en Sevilla, por ejemplo, en el auditorio de Rocío Jurado y fue brutal. Pero bueno, ya hemos trascendido, estamos ahí y la respuesta en Andalucía es muy buena. Quizá ya eso sea parte del pasado.

¿Para cuándo la vuelta a festivales? ¿O ya con los vuestros propios estáis servidos?

Bueno, ahora mismo, básicamente estamos presentando Mismo Sitio Distinto Lugar y presentar un disco en un festival es algo muy complicado por cuestiones técnicas, de tiempo y tal. Hicimos uno la semana pasada en Caldas, Galicia, pero era una cuestión más afectiva. Es el festival de nuestro mánager, que hace un montón de años que no podemos ir. La última vez que intentamos participar se tuvo que suspender y ha sido el único concierto que hemos cancelado. Era una cuestión más emotiva, por pasar ese fin de semana con nuestra familia allí y hacer nuestro concierto, que otra cosa. Imagino que los festivales llegarán, pero ahora estamos haciendo conciertos nosotros solos, más que nada, por poder presentar bien el disco de forma completa.

 

 

 

Ya, terminando, después de vivir este punto tan álgido de vuestra carrera, y viendo como muchas bandas están desapareciendo, ¿os encontráis con ánimos de seguir creando? ¿De seguir dando pequeños saltos mortales?

Imagino que te refieres a los grandes hitos que están muriendo, pero a mí me gusta mucho ver lo nuevo que nace. Los clásicos son importantes, son las referencias, pero a mí me ilusiona más ver lo que está por venir, que es el futuro.

Y Vetusta Morla, ¿tiene futuro?

Ojalá.

 

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios