El 21 de julio Vetusta Morla formó parte del Marenostrum Music Castle Park, en Fuengirola. Detrás tenían el mar; delante, casi 8.000 personas ávidas de justo aquello que inundó el ambiente: un torrente de buena música, la de la banda madrileña que cumplía 3 años sin pisar la provincia.

 

Cuando se dice que era la noche perfecta, parece exageración, pero no lo es. Vetusta Morla supo hacerla suya, repasando, en un setlist que se hizo cortísimo, el disco Mismo Sitio Distinto Lugar (2017) y regalando sus temas más clásicos como “Copenhague”, “Al Respirar”, “Mapas” y el apoteósico y nostálgico final que corona “Los Días Raros”.

 

Crónica_Vetusta_Morla_Fuengirola_Málagaescool (5)

 

Habiendo vivido el concierto de Madrid, con 38.000 personas en el público, no se puede decir que en esta ocasión cundiera el delirio. Tampoco hubo problemas de organización ni de ningún otro tipo. Sin embargo, lo que en Fuengirola se respiraba tiene más que ver con el respeto. Respeto es lo que esta banda se ha ganado haciendo lo que mejor se le da, porque, quien más quien menos, ya todo el mundo sabe que a Vetusta Morla se le disfruta desde un punto más profundo del cuerpo.

Los de Tres Cantos levantan el vello con las notas que tocan y maravillan la vista con la puesta en escena. Además, el lugar, en desnivel hacia el escenario, creaba una sensación de graderío en la misma pista, con lo que nada molestaba a la visión. Pues eso, lo que decimos, una fresca y clara noche de verano, con olor a mar, la comodidad del sitio y la música de los madrileños. Una noche perfecta.

 

Vetusta_Morla_Fuengirola_Málagaescool (1)

 

Hubo momentos divertidos, emotivos y reivindicativos, como suele ser habitual en todo lo que hacen, aunque sin mucha interacción con el público. Tampoco olvidaron el papel del feminismo en esta era, que se hizo patente desde el “Solo sí es sí” que daba la bienvenida en el escenario antes de empezar el espectáculo, hasta el recuerdo que, en voz de Pucho, hicieron a las trabajadoras de su discográfica “Pequeño Salto Mortal”.

 

 

El sur no es fácil, pero Vetusta Morla ya lo tiene conquistado. A estas alturas, a nadie se le ocurriría discutir eso. Lo demostraron en un directo cómplice y redondo, a la luz de la luna y a la sombra de un castillo. Y fue en Málaga, donde, ojalá, volvamos a verlos pronto, aunque, si tardan un poquito más, también los estaremos esperando.

 

Fotos de Rodrigo E. López

Qué se te pasa por la cabeza?

Comentarios