El Camino de los ingleses

En el camino de los ingleses puedes ser quien quieras…

En el transito hacia los sueños, muchos se quedan en el camino, convertir los sueños en realidad o llegar a ser quien quieras, de la manera que tu quieras, puede costar la muerte. Pero ¿si no luchamos por lo que queremos? Para que vivir…

Ocho años después de su debut como director con “Locos por Alabama”. Ahora Antonio Banderas sigue haciendo de las suyas como director y nos trae ésta película que por lo menos, a mi me ha resultado interesante. Está basada en la novela de Antonio Soler, que fue premio Nadal 2004. Aunque la novela sufre una sobrecarga de personajes y acontecimientos, produciendo una nula y confusa atracción por la novela, la película es más que recomendable, al menos, se desarrolla en nuestra Málaga, y quieras que no, eso sube puntos.

La película gira en torno a un joven que por culpa de una enfermedad tiene que pasar una temporada en el hospital. Allí descubrirá como imaginar una vida mejor a través de la poesía y decidirá cambiar su vida. Mientras tanto conoce a una chica, a la que considerará su musa, y de la cual se enamorará. También conocerá a una profesora con la que mantendrá una relación paralela, al mismo tiempo que entra en escena otro hombre que intenta seducir a su primer amor.

El reparto cuenta con el televisivo Alberto Amarilla, la gran Victoria Abril, María Ruiz, Juan Diego, Fran Perea, Félix Gómez…

Después de ver la película de Antonio, me quedo un buen sabor de boca es una película para los sentidos, nos mete en las calles, los colores, los olores, el sabor de nuestra ciudad, es una experiencia a través de la vida de los protagonistas con una cantidad de sueños y ganas de ser lo que quieren.

La elección de la historia, la elección de jóvenes actores, el diseño de producción “made in España nostálgica”, la música…

Una película sencilla que pretende llegar al corazón, llegando a calar entre el público.

2 comments on “El Camino de los ingleses

  1. En el transito hacia los sueños, muchos se quedan en el camino….

    y esta película es un claro ejemplo d esto, se qda en el camino.

  2. Pues totalmente de acuerdo con anTz, la peli se queda en un quiero y no puedo de casi dos horas y pico.
    La idea no es mala y la forma de narrarla diferente a lo que se suele ver en el cine español y en estas típicas películas «de maduración», pero tanta escena onírica, tanto sueño y tanta simbología no hacen más que aburrir y hasta desesperar.
    Cosas buenas no le faltan, como ver a nuestra ciudad en la pantalla grande (¡sale El Pimpi!) o las convincentes actuaciones de sus actores (hasta me gustó el Fran Perea), pero en ocasiones se excede o se queda corta.
    Eso sí, los detalles «typical spanish» aparecen: alguien meando y sexo explícito.

Comments are closed.