De éxitos y rarezas. Delafé y las Flores Azules

Charlamos con Helena Miquel, la mitad pop del grupo barcelonés «Delafé y las Flores Azules» que estrenan «Estonosepara». Un nuevo trabajo recopilatorio tras diez años de carrera discográfica compartiendo y pedaleando este támden con Oscar D’Aniello, la parte rap de la banda.

Diez años de Delafé y las Flores azules ¿qué se siente echar la vista atrás en este  largo viaje?

La verdad que mucho orgullo de llevar diez años haciendo música y sobre todo poder vivir de ello, algo que cada vez es más difícil. Y muy contenta de poder explicarlo con este disco recopilatorio de diez años de canciones… que ya son muchas.

Muchas veces este tipo de álbumes nacen de presiones por parte de la discográfica, sin que los artistas estén muy convencidos del todo con la idea (como la famosa caja recopilatoria de Christina Rosenvinge) ¿es vuestro caso?

En realidad ha sido una iniciativa del grupo de ofrecer algo especial por este aniversario. No teníamos motivo para sacar otro disco porque justo hace un año lanzábamos nuestro álbum “De ti sin mi – De mi sin ti”. Por eso hemos incluido en este álbum un “Disco Recopilatorio” y un “Disco de Rarezas” con canciones inéditas, exclusivas de Itunes o Spotify, versiones…

«Estonesepara»  ¡Es nuestro grito de guerra!

Ayer lanzasteis este nuevo trabajo y hace un año de estrenasteis vuestro último doble álbum “De ti sin mi – De mi sin ti”. Literalmente habéis sacado cuatro discos en menos de un año y parece que os habéis tomado muy enserio aquello de “Estonosepara”…

¡Es nuestro grito de guerra! (risas). Ha sido una frase que siempre nos ha identificado mucho y en los conciertos siempre intentamos hacer participe al público de esto. Tenía sentido titularlo así. El disco anterior fue algo muy intenso pero con este ha sido todo más fácil al recopilar solo los singles más emblemáticos y después incluir canciones que ya teníamos grabadas de alguna manera. Sin embargo hay otras que hemos vuelto a grabar del modo en que las cantamos en el directo, como “El poder del mar en enero” y “Nunca pare, siempre siempre”.

Y sin entrar en tu banda solista Élena, tu participación en la película “No habrá paz para los malvados” o la película Chiao Pirla! de Oscar D’Aniello, la otra mitad de Delafé y las Flores Azules…

Yo creo que son trabajos que se pueden compaginar fácilmente. Si que necesitas tiempo para ensayar, componer… pero los conciertos en realidad solo surgen los fines de semana. Entonces por lo general no hay problema, son trabajos muy relacionados de hecho, no deja de ser todo del mundo artístico y cultural. Todo lo que podamos hacer, lo haremos. Somos así de hiperactivos (risas).

“En un disco es muy difícil plasmar toda la energía, la vitalidad que se transmite en un escenario”

Me comentabas que con algunas canciones del recopilatorio habéis conseguido acercaros mucho más al estilo que tenéis sobre el escenario ¿tenias esta labor pendiente con el público que sigue vuestros conciertos?

Lo que dices es interesante, pero es muy difícil plasmar las sensaciones de un directo en un disco porque a la hora de trasladar estas canciones a los escenarios siempre hay algo que cambiar por el tipo de sonoridad del escenario, lo que quieres transmitir, la forma de cantar, el hecho de estar bailando….y es lo que ha pasado con estas canciones, en cierto modo han ganado vida propia al sufrir estos cambios. Aun así es muy difícil plasmar toda la energía, la vitalidad que se transmite en un escenario. Para el tipo de grupo que tenemos, siempre nos ha costado mucho. Es difícil esto que comentas.

Ya veníais de crear un álbum totalmente innovador, esta nueva acepción creada por vosotros llamada “disco espejo”, donde incluíais dos CDs con las mismas canciones pero con distintos arreglos ¿os sentís atraídos por esta nueva forma de dar un giro de tuerca a las canciones?

Bueno es curioso. Es un ejercicio de estilo bastante interesante. Lo hemos hecho esta vez y no creo que volvamos a repetir… esto es fruto de un experimento muy concreto. Aún no nos hemos hablado, pero seguramente el próximo disco tendrá 10 canciones, será un disco más… “normal”.

No en vano el recopilatorio contiene muchas locuras, experimentos y mezclas que por alguna razón siempre empastan bien. Hay casos muy originales como el de “Marietta y Georgia” que combinan a la perfección…

Esta canción ha sido fruto del anterior disco, pero se quedó en el tintero. El tema iba más allá porque al tener las dos versiones de la misma canción, conseguimos empastar ambas y crear una tercera. Si muteas el altavoz derecho escuchas una versión de la canción y si muteas el izquierdo escuchas la otra. Era un ejercicio difícil. No la incluimos en “De ti sin mi – De mi sin ti” porque nos parecía demasiado extremo y raro… pero de ahí nace este disco de rarezas. No deja de ser un pequeño experimento. Un juego del estudio.

Bueno y entre tanta “rareza” habéis incluido versiones memorables como la de Duncan Dhu o Radio Futura…

La verdad es que era la excusa perfecta para incluirlas como regalo a nuestro público, pero en realidad son canciones que realizamos por encargo. La de Radio Futura la tocamos en un festival porque me gustaba mucho y conocía la letra ‘de pe a pa’, pero nunca la habíamos grabado. Y la de Duncan Dhu nos la pidieron para que formara parte de una campaña en Youtube y redes sociales con motivo de su vuelta a sus escenarios hace un año. No las hicimos especialmente para este disco, pero para eso teníamos ese “Disco de Rarezas” y que no se quedaran en la estratosfera, a ningún sitio.

Muchas de las canciones del recopilatorio pertenecen a vuestra etapa con “Facto” (Marc Barrachin) ¿habéis mantenido el contado?

La verdad es que con Marc hemos perdido mucho el contacto. Sabíamos que se había ido a vivir al extranjero y de hecho no sabemos si ha estado algunas temporadas en Barcelona, no nos hemos cruzado. Por lo que tampoco hemos tenido oportunidad de decirle <<¡Mira Marc, que vamos a lanzar un recopilatorio!>>. Pero evidentemente él forma parte de nuestra historia y está presente en el disco…

Para la parte artística del disco habéis vuelto a confiar en Sergio Pisso, un modelo muy característico y en la misma línea de la portada de vuestro último álbum ¿cómo surge este interés por las figuras geométricas?

Sergio Pisso es un diseñador que trabaja con líneas muy básicas, geométricas, limpias… el anterior disco era un proyecto muy denso y nos interesaba mucho un concepto muy blanco y básico. Con Sergi nos entendimos muy bien. Como bien dices hacia muy poco que trabajamos con él y al aparecer de repente este recopilatorio nos pareció interesante ese punto de continuidad. Y le dimos total libertad, sin ideas preconcebidas. Finalmente nos quedamos con esta figura geométrica imposible, con este bucle infinito, muy relacionado con la idea de “Estonosepara”,

Con vuestra música siempre habéis aportado un granito de arena a asociaciones benéficas como Twestival o el proyecto “Pallupas”, del que habéis incluido la nana “Ainanara” en el recopilatorio. Entiendo que es algo realmente importante para un grupo tan positivo como Delafé y las Flores Azules…

Sí, hemos hecho muchísimas cosas benéficas. Empatizamos muy bien con este tipo de campañas, a la gente le llega de una manera muy especial el mensaje que transmitimos en las canciones. Cada año hacemos varias cosas relacionadas con actos benéficos, el 19 de junio estaremos en un acto benéfico de Barcelona por ejemplo. Siempre que podamos ayudar a alguien, encantados.

El catalán en Delafé y las flores azules sigue siendo una de vuestras asignaturas pendientes. Hay casos como el grupo “Manel” tienen muchísima aceptación aquí en Andalucía, de hecho no hace mucho tocó en Granada. A veces parece que no existen esas barreras del idioma como tal. ¿Os lo habéis planteado?

Alguna vez Oscar y yo lo hemos comentado. Él escribe las letras y al ser castellano parlante tiene más facilidad,  le sale de inmediato el castellano. No ha habido ocasión, las letras acostumbran a salir de forma natural en castellano y no vamos a forzarlo. Pero no lo descartamos tampoco, igual para hacer algo especial, si nos propusieran algo…

“no son muchas las ocasiones que tenemos para bajar a Andalucía”

Y hablando de Andalucía, estaréis tocando en julio en Málaga, concretamente en el Festival Ojeando después de tantos años sin poder veros en un escenario ¿ilusionado por bajar después de tanto tiempo?

Nos apetece mucho, el año pasado estuvimos en Isla Cristina y nos apetece mucho, no son muchas las ocasiones que tenemos para bajar a Andalucía.

¿Y a qué creéis que se debe este letargo por traer a Delafé a Málaga? Recuerdo vuestro concierto allá por 2010 en la ya desaparecida Sala Vivero y prácticamente lo llenasteis…

Sí, pero a veces es difícil. Es un viaje muy largo… siempre nos ha costado más y hemos tirado más al norte. ¡Pero en cualquier caso ya que lo comentas, me lo apunto! (risas).

Supongo que será muy complicado traer estas remezclas del “Disco de Rarezas” a un festival como el Ojeando…

El “Disco de Rarezas” es difícil de llevar al directo. Como te comentaba antes “El poder del mar en enero” y “Nunca Pare, siempre siempre” vienen directamente del directo… pero es lo que dices, Georgia y Marieta es imposible llevarla a los escenarios, El Bulli y Ainanara más de lo mismo. Nacieron en un momento determinado e igual no las vemos en el repertorio… y menos en un festival donde tienes 60 minutos donde no puedes bajar el ritmo. Pero seguramente acabaremos tocando el disco recopilatorio entero, para mantener a todo el mundo arriba y no bajar el listón.

¿Y en que escenario os sentís más cómodos o creéis que se percibe más la esencia de Delafé y las flores azules, en festivales como el de Ojén o en las salas de concierto convencionales?

Bueno, yo creo que son conceptos distintos. En una sala tenemos la oportunidad de tocar durante una hora y media larga y con diferentes dinámicas. Te da tiempo a tocar una canción mas relajada como “Hoy” y pasar por las distintas facetas del grupo. El festival te permite poner todas las canciones es el asador desde la primera canción hasta la última y no parar de bailar. Es un chute de adrenalina muy mágico, llegas a un estado de aceleración entre público y grupo muy alto. En cualquier caso al final la sensación es la misma, siempre bajamos del escenario con una sonrisa y con las pilas cargadas. Al final el espectáculo lo termina haciendo el público y afortunadamente siempre gozamos de ese feedback.

No sé si os han comentado que compartís cartel con “Fangoria” y quién sabe si con las “Nancys Rubias”…

Hombre no me digas… ¡Qué bien! (risas). Me parece genial, admiro mucho a Alaska, hemos tenido la ocasión de encontrarnos alguna vez en la oficina en Warner, cruzar cuatro palabras pero bueno… es gente que admiramos y estaremos encantados de compartir escenario con ellos, la verdad.

Van diez años y posiblemente por aquel entonces en 2004 no se me hubiera ocurrido preguntarte esto pero ¿cómo habéis hecho para sobrevivir en la industria, después de tantos años?

Sobre todo ha sido gracias a la constancia y porque la gente ha recibido siempre nuestra música con los brazos abierto. En los agradecimientos damos las gracias a nuestro público especialmente, porque sin ellos no vamos a ninguna parte. Y gracias a ellos mantenemos esa motivación.

“Son tiempos difíciles, pero seguimos adelante.”

En cualquier caso no os lo han puesto nada fácil: Wert y el 21%, la SGAE y la por consiguiente subida del precio de las entradas…

Como grupo nos están poniendo muchos palos en la rueda con la subida de impuestos. El  poder adquisitivo ha disminuido muchísimo, por lo que ni va tanta gente a los conciertos ni los promotores se permiten arriesgar y ofrecerte un buen caché. Todo ha bajado, pero hemos intentado mantener el precio de las entradas y hacernos cargo del 21% del IVA, de la SGAE o del alquiler de salas, si es el caso. Por ejemplo, con las salas hemos llegado a acuerdos de porcentajes, lo que ayuda a formalizar las giras. Pero por otro lado los ayuntamientos ya no organizan fiestas mayores y es algo que también se ha notado en la cantidad de conciertos. Son tiempos difíciles, pero seguimos adelante.

<<No tengo a donde ir, así que iré a cualquier lugar>> decía vuestra canción “Solo Palabras”. Sin lugar a dudas representa la situación de muchísima gente en este país….

Sí, yo creo que al final cantar estos temas termina siendo una autoterapia. Hay cierta critica en algunas canciones como en “No te dejaré nunca” o esta que comentas, pero al final todos tenemos que mirar adelante y salir de esta como podamos. Leía hace poco en un libro que “La clase media no sabe todavía que ha dejado de serla” y me pareció muy interesante porque precisamente creo que eso es lo que nos está pasando. Estamos bajando a un nivel que no conocíamos, y ahora toca levantarnos desde ahí.

Supongo que habréis estado al tanto de todo el revuelo que ha formado el clip de lo nuevo de Amaral y un artículo en eldiario.es titulado “¿Dónde están los músicos?” a colación de esta canción. En él, se crítica a todos los que han tachado de oportunistas al grupo y reivindica en cierto modo este papel incisivo y relevante que los músicos han tenido en el pasado y que han generado cambios. Pero que parece que se está perdiendo…

Primero no es fácil. Me encuentro con mucha gente que me dice: “Tú que tienes el altavoz, habla”. Pero es muy complicado, es algo muy personal e igual puedes ofender a alguien. Sin embargo admiro lo que ha hecho Amaral. Ya era hora de que alguien lo dijera tan alto y claro. Y espero que se den por aludidos. Lo que pasa es que en este país si mueves fichas y no otros no la mueven, no hay respuesta. No ocurre nada. Ellos han dado la cara por lo que opinan… pero a lo mejor hace 30 años cogías una guitarra, hacías una reivindicación e igual ocurrían cosas. Ahora lo haces y las cosas siguen igual. Quizás a los músicos nos está costando cambiar las cosas, pero si que deberíamos ponernos todos las pilas y ponernos más reivindicativos.

“queremos seguir haciendo lo que nos apetece en cada momento”

En cualquier caso supongo que nunca se pierde la ilusión por la música, las ganas de salir adelante ¿hasta donde quieren llegar Delafé y las Flores Azules en este sentido?

Sobre todo queremos seguir haciendo lo que nos apetece en cada momento, aunque cada vez la responsabilidad es mayor de cara a seguir ofreciendo cosas que le guste a nuestro público. Consideramos que siempre hemos hecho lo que nos ha salido, que siempre hemos sido fieles a nosotros mismos y vamos a seguir en esa línea. Y a ver que nos depara el futuro.

¿Y si el futuro os depara otros 10 años de carrera y podéis celebrar ese 20 cumpleaños con un “Estosiguesinpararse”?

¡Ojala! (risas). Verse a uno mismo de 10 años y pensar que estas haciendo lo mismo… seguramente no ocurra, y tiraremos hacia ido hacia otro lado. A lo mejor estamos de tertulia en algún programa de radio comentando las novedades discográficas… nunca se sabe. Sobre todo ojala pudiéramos seguir dedicándonos a esta profesión.