CREMA: La industria musical a debate

Por lo general, si hay un tema de tertulias, corrillos de cafés y algún que otro gintonic, es el de la industria musical. Y por alguna razón, todos coincidimos en estar siempre en perfecto desacuerdo. Grupos, artistas, estilos, festivales, magazines… y por supuesto el omnipresente frente “Mainstream versus Indie”. No cabe duda de que todos tenemos una opinión al respecto, difícilmente revocable.

La función de las primeras jornadas de “Coloquios de Referencia en el Espacio Musical Actual” (CREMA) fue la de dar forma a la contienda. Materializar el debate entre las cuatro paredes de La Térmica a través de la óptica de grandes profesionales de la industria. Que se hiciera acertadamente o no, es otra cuestión.

Las charlas giraron entorno a un eje común: Los grupos amateurs. Si bien es cierto que las jornadas convocaban a cualquier interesado por la industria como el propio consumidor, el debate lo protagonizaron bandas y promotores.

No era para menos: se asentaron las bases del Crowdfounding de la mano de los artistas Elphomega, Joan Colomo y Al Berkowitz (que horas más tarde ofrecerían un concierto de formato acústico) pioneros en la utilización del método: con mayor acierto en el caso de Elphomega y Joan… pero con el estrepitoso fracaso del caso de Al Berkowitz.

La siguiente mesa la ocuparon los representantes de los principales festivales del país, donde el conflicto fue plato principal: Primavera Sound, BBK, Low Cost, 101 Sun Festival, Monkey Week… e incluso hubo hueco para aquellos más pequeños como Ojeando Festival y Canela Party donde discutir temas tan controvertidos como el sistema de acreditaciones (donde Primavera Sound subrayó su propuesta de cobrar 50€ por medio a modo de criba en la que separar al medio de comunicación “específico” del bloggero a nivel usuario)

Y no solo los grupos y festivales fueron el leitmotiv de la congregación. Durante las jornadas se pudo debatir sobre las publicaciones de prensa más relevantes del panorama musical. Arturo García, redactor jefe en Mondosonoro Sur, Santi Carrillo, director en Rockdelux y Beatriz G. Aranda, directora en Rolling Stone moderados por la escritora y crítica musical Silvia Grijalva fueron los encargados de abrir fuego sobre los temas más comunes: La integración/exclusión de algunas bandas en sus publicaciones, la elección de las portadas, sus líneas editoriales… y algún que otro dardo sensacionalista como la demoledora crítica de Rockdeluxe sobre el último disco de Nacho Vegas.

El broche final corrió a cargo de Mondosonoro. La revista reunió para debatir estos temas y repasar su trayectoria a varios de sus grupos más influyentes como Niños Mutantes, Pony Bravo, Airbag, El Puchero del Hortelano, Fila India y por último su gran descubrimiento: la banda “Royal Mail”, que ofrecieron un par de canciones como muestra de un pop sintético muy personal.

Texto por Valen Ramos

Fotos por Laura Martín