Estuvimos alli! Jonathan Richman

Jonathan Richman bailó, canto en diferentes idiomas, toco guitarras, cascabeles y cencerros. Sacó canciones del pasado, y más recientes también, sonreía y a veces se aburría. A mi me gustó…

Fue increíblemente puntual, de los conciertos del Centro Cultural, el que más. Aun con las entradas más que agotadas (a 1.50€, pues tu me dirás), cuando Richman salió al escenario, la gran parte de las butacas estaban vacías. Decidió dar un poquito de tiempo a los impuntuales malagueños y volvió a salir a los cinco minutos…

“Si dicen a tocar, a tocar”. Empezó así su concierto con una sonrisa imborrable de su cara, canciones adaptadas al directo que poco se parecían a lo que yo podía haber escuchado de sus álbumes, pero que sin duda alguna, valían mucho la pena escuchar. Sesenta minutos, ni más ni menos, con temas en ingles, español, italiano y francés, con un montón de clásicos como Pablo Picasso, Dancin in the lesbian bar, Vampiresa Mujer, Tengo una novia… talento de sobra es el que tiene este hombre, las seis cuerdas de su guitarra, se le hacían cortas.

Desde luego, a mi su directo me impactó muchísimo, aunque a el se le noto un poquito aburrido según pasaban las canciones, eso sí, con su expresión de simpatía siempre en la cara. El lider de los Modern Lovers, uno de los mejores conciertos de esta temporada en la calle Ollerias.