Andalucía Music Elecronic Nigths

Sábado 14 de junio, 22h. Sala Velvet Club. Entradas 5€

Velvet y AMÉN.

No, no tiene nada que ver con lo último de Paco León, aunque a buen seguro será una noche para recordar. El Andalucía Music Elecronic Nigths (AMEN) es un evento de música electrónica en directo que pretende reunir y apoyar a algunas de las formaciones más prometedoras de Andalucía, y en esta edición serán BeatLove, Tentacles y Hungry Butterfly los encargados de llenar de ritmos y sintetizadores la noche del sábado 14.

BeatLove (Sevilla) es un dúo de música electrónica y experimental formado en 2009 por el productor Benjamín Jiménez y la cantante Myriam Fernández. Su música, como su nombre indica, es una explosión de amor y música. Desde que empezaron han lanzado varias referencias a través de Net Lebels, obteniendo buenas críticas en medios especializados.

El gran trabajo  realizado en estos últimos años ha dado como resultado ‘Interference’, un álbum muy personal que nos sumerge en un profundo viaje de sueños, melodías intimistas, texturas sonoras y voces procesadas.

Tentacles (Marbella) es una banda de música electrónica originada a principio de esta década, que con energía y dedicación trata de ir más allá de los cánones de los estilos musicales.

Haciendo uso de la tecnología sin ningún tipo de complejo, añadiendo sonidos de los 80´s, con patrones rítmicos actuales, mezclando el funk, el pop, la electrónica con elementos característicos del mundo de los videojuegos, sin derivar en la incoherencia, creando un sonido arcade y un estilo único y personal.

Hungry Butterfly (Málaga) nace en 2007 con la única intención de hacer música experimentando con sonidos electrónicos. La calidez de las melodías de sintetizador creadas por Paloma y la visceralidad de los ritmos y sonidos que añade Armando dan lugar a una explosión musical difícil de clasificar, que en directo cobra aún más sentido.

Un show de electrónica sin ordenadores de por medio, sólo un set formado por sintes analógicos, sampler, caja de ritmos, guitarra y loops creados en directo. Esto hace que la puesta en escena sea orgánica y auténtica, por lo que cada actuación es diferente a la anterior. Si a esto le sumamos luces estroboscópicas y muchos decibelios de sonido el espectáculo esta garantizado.