Estuvimos allí: The Wedding Present

The Wedding Present actuaron anoche en el Auditorio de la Diputación ofreciendo el único concierto programado en España antes del lanzamiento del que será su nuevo y octavo disco ¨Valentina¨.

El mítico grupo inglés obtuvo un buen acogimiento en Málaga, ciudad por la que nunca habían pasado en toda la historia de su formación, llenando parcialmente el auditorio; quizá porque paralelamente en otros puntos de la ciudad se desarrollaban otros conciertos bastante interesantes, quizá por el poco entusiasmo de algunos a la hora de trasladarse a un recinto no-céntrico, quizá porque el tiempo no acompañaba demasiado…

Entre el público se distinguían a muchos extranjeros que, cuando el líder de la banda, David Gedge, animó a los espectadores a que dejaran sus asientos y se acercaran al escenario, fueron los primeros en tomar la iniciativa, y los que se agitaban con más fervor ante los contundentes golpes rítmicos de los WP. De esta manera, sobre las 20:30 horas pasadas de la tarde-noche del viernes, se abría el nuevo ciclo de Música en Diputación con uno de los grupos más interesantes de la programación.

Durante la hora y media que duró el espectáculo sonaron grandes clásicos del grupo de Leeds, como Brassneck o Kennedy, y algún que otro adelanto incluido en su próximo trabajo como 524 Fidelio, pero enseguida, con la incursión de Dalliance, el grupo daba comienzo a un completo repaso del disco Seamonsters,  tal y como hicieron durante las pasadas giras temáticas centradas en este único trabajo (y en otra ocasión en el vigésimo aniversario de Bizarro) que, en 1991 se convertía en el tercer álbum de estudio de la banda anglosajona producido por el genio musical Steve Albini y con el que adquirieron prestigio y críticas muy positivas.

El frontman atacó el disco de las canciones tituladas con una sola palabra con total entrega, y con la sarcástica y descarada actitud que le caracteriza, y que me hacía no poder dejar de compararle con el líder de The Fall, Mark E. Smith por su peculiar forma de medio cantar medio hablar con un extremado, pero exquisito, acento inglés, mientras unía pegadizas narraciones de lo cotidiano junto a rabiosos golpes de guitarras, los coros de la suave voz de la bajista y un efusivo baterista que hacía retumbar la caja torácica hasta del espectador de la última fila.

La próxima cita será el próximo MARTES MÚSICA 31 de enero con MONARCHY en el Centro Cultural Provincial. Entradas en www.unientradas.com

Fotos: Abel Silva