La mirada en la obra de Pablo Picasso. Juego de Ojos. Colección

DSC_0046 (640x427)

El Museo Picasso Málaga inaugura la temporada de exposiciones temporales con Juego de Ojos. Colección, en la que se hace una revisión del tema de la mirada en la obra de Picasso con obras de la colección del propio centro. Esta muestra se completará con la llegada de Mural de Jackson Pollock el 21 de abril y de Joaquín Torres, en colaboración con el MoMA, el 11 de octubre de este mismo año.

 

El 15 de marzo de 2016 se inauguró en el MPM la exposición temporal Juego de Ojos. Colección que, en principio, se quedará hasta el 11 de septiembre. La muestra se compone de 44 obras y fondos patrimoniales que no son propiamente obras de arte, donde podemos encontrar esculturas, dibujos, grabados, cerámica, fotografía y libros ilustrados. Se ha buscado en esta ocasión acercar al público aquello que normalmente no se ha expuesto en las salas del museo.

 

El que en 2015 fuera el museo más visitado de Andalucía, quiere poner de manifiesto la importancia de la mirada en la obra del artista malagueño. El retrato, tema esencial en la Historia del Arte, es muy recurrente también en el trabajo de Picasso. El asunto del artista  y la modelo, así como las miradas entre los propios personajes de las obras, son los ejes que vertebran esta exposición que está ordenada de modo cronológico.

DSC_0040 (640x427)

Las grandes protagonistas de las obras son, cómo no, las mujeres de su vida. No en vano, la manera que tenía el artista de mirarlas y representarlas era, en definitiva, una forma de mirarse a sí mismo. A veces incluso vacía de contenido los ojos no buscando el retrato psicológico, como en el retrato de Fernande Olivier, en el que se convierten en una forma geométrica que nos introduce en el paradigmático cubismo picassiano. En los grabados dedicados a Dora Maar, sin embargo, se busca captar la sutileza y la liberación de la mirada cristalina. 10 años después Picasso retrata a Françoise Girot con unos ojos similares a los de Fernande pero se ve la voluntad del artista de crear rostros no armónicos, al igual que la vida y la situación social tampoco lo es. Hay voluntad de subrayar la ausencia de armonía, que caracteriza al ser humano.

 

El retrato se convierte en un pequeño escenario de miradas de unos a otros en los tres siguientes grabados. Vemos el cabaret, perfecto lugar para el encuentro, donde las miradas se convierten en una situación de danza coral. El artista en ocasiones deja el retrato para hacer representaciones grupales, donde es patente el influjo de artistas como Degas o Ingres en la producción de Picasso.

DSC_0042 (640x427)

En la siguiente sala encontramos un apartado dedicado a la cerámica, no considerada especialmente importante en el arte en los años 40, pero con la que Pablo Picasso experimenta cuando va a Vallauris y aprende de los alfareros. Picasso mezcla los procedimientos entre sí, investigando de manera poco ortodoxa, superponiéndolos de manera que el resultado fuera diferente al tradicional.

 

Por último, las fotografías del Fondo Roberto Otero inmortalizan las visitas que recibía el pintor de personalidades como Kahnweiler, marchante de arte alemán, Joan Miró y su esposa, Rafael Alberti y Manuel Payarés. Con este remate se intenta dar cuenta del ambiente del artista, las personas con las que se relacionaba, en un entorno casi de austeridad alejado del elitismo que rodea al arte.

 

Horarios

  • De Marzo a Junio: de 10.00h. a 19.00h.
  • De Julio a Agosto: de 10.00h. a 20.00h.
  • De Septiembre a octubre: de 10.00h. a 19.00h.

Tarifas

-Colección permanente + Juego de Ojos. Colección: 8€ (5€ reducida – mayores de 65 y estudiantes menores de 26)

-Entrada libre: Personas con discapacidad acreditadas, desempleados inscritos en el SEPE, menores hasta 16 años inclusive (menores de 13 años acompañados de un adulto), titulares del Carné Joven Euro, estudiantes de la Universidad de Málaga con carné, docentes acreditados con el Documento Identificativo del Profesorado Andaluz (tarjeta DIPA), miembros del ICOM, entrada gratuita los domingos durante las dos últimas horas de apertura.