Las cuatro estaciones en el arte ruso

IMG_7095 (640x427)

El 28 de enero se inauguró en la Colección del Museo Ruso de Málaga la exposición Las cuatro estaciones en el arte ruso, que nos acompañará hasta enero de 2017. La segunda exposición anual de la sucursal malagueña utiliza como discurso expositivo las diferentes estaciones del año y cómo éstas influyen en un paisaje ruso sorprendentemente cambiante y versátil.

 

La Colección del Museo Ruso de San Petersburgo en Málaga se aleja de la línea cronológica que nos ofreció en su primera exposición anual, trayéndonos una muestra mucho más variada en estilos pero con una línea temática muy clara, las cuatro estaciones del año. Además, se trata de la primera vez que se exponen obras de malagueños en sus salas, con la presencia de cuatro videocreaciones que complementan el discurso; de esta manera el Museo Ruso quiere hacer patente la relación pretendida entre el arte ruso y la ciudad donde se encuentra el museo, Málaga.

Desde la segunda mitad del siglo XIX, los artistas rusos representaron paisajes de su tierra como símbolo de su manera de ver la situación existente. La naturaleza era para ellos instrumento de expresión y crítica. Así fue como el tema de las estaciones del año se conformó como la nota predominante de la pintura paisajista. También trataron temas como el camino, símbolo de la libertad, recorrido que hay que atravesar para llegar a la inmensidad, a la tierra prometida, al alcance del propio espíritu. Las escenas se mecen entre el realismo y el simbolismo, el impresionismo y las posteriores vanguardias.

IMG_7110 (640x427)

Comenzamos la visita con un invierno frío, estepario, roto por los destellos de luz en la nieve, que se asemejan a diamantes. Los días invernales no lo son tanto si brilla el sol y sacas el trineo a pasear o caminas por San Petersburgo. Esta época del año permitió a los pintores explorar todas las posibilidades de la luz, de las texturas, la gama cromática y la pincelada.

La primavera resulta más amable. El hielo se derrite dando paso a un precioso espejo de la naturaleza en las aguas salvajes antes heladas. Los verdes y los amarillos comienzan a aparecer en los escenarios donde las muchachas y los niños disfrutan del aire libre. La vida se renueva y la tierra aparece donde antes sólo había blanco.

El verano muestra una paleta más optimista que se presta mucho al impresionismo, aunque las composiciones realistas presentan tanto detalle que, a veces, cuesta creer que no sean fotografías. Los colores, la luz, el tema bañista, las flores y el sol fueron tratados por los pintores de todos los estilos y épocas. No en vano es la época favorita del año de casi todo el mundo.

Por último nos encontramos con la belleza sepia del otoño. Los árboles mudan las hojas, que se tornan doradas, y los colores se apagan anunciando el final del calor. Más que una estación parece una época de transición en todos los sentidos. Es quizá la época más proclive al romanticismo, con esos cielos nubosos y grises que muestran la fuerza sublime de la naturaleza.

IMG_7111 (640x427)

Salpicando esta línea argumental, nos vamos encontrando con proyectos complementarios. Vídeo-creadores está formada por intervenciones de los artistas Cristina Martín Lara, Leonor Serrano Rivas, David Triviño y Javier Artero. Cada pieza se sitúa anexa a cada una de las partes de la muestra, es decir, a una estación del año. Como curiosidad, destacar la presencia de Leonor Serrano quien ha ganado este año el Premio Solán de Cabras de Arte Joven por unanimidad y ha presentado la obra galardonada en la feria ARCO de este mismo año 2016.

Con la obra de Cristina Martín, el visitante se introduce en la exposición incluso antes de entrar en la sala. Al igual que el protagonista de la pieza, camina hacia el invierno sin saber muy bien qué se va a encontrar en él,  incertidumbre que se resolverá sólo con continuar unos pasos más hacia delante. Leonor Serrano nos acompaña en la primavera con una coreografía en la que involucra al espectador introduciéndolo literalmente en la obra, creando escenas que evocan paisajes de esta colorida época del año. El verano está representado por la videoinstalación de David Triviño, con el tiempo ocioso como tema principal. Por último, David Artero nos habla de la transitoriedad del otoño con una obra que lleva el vídeo al terreno de la fotografía y viceversa, como una extraña e hipnotizadora contradicción.

Una vez realizado el paseo por la exposición, queremos también comentar que, con motivo del MAF, Emmanuel Lafont inaugurará una sala para artistas creadores malagueños en el mismo museo. También os dejamos por aquí un enlace para que podáis ver todas las actividades relacionadas con  la exposición que se irán llevando a cabo a lo largo de los próximos meses.

IMG_7080 (640x427)

Horario:

-De martes a domingo (lunes cerrado): de 9.30 a 20.00 horas.

 Tarifas:

-Combinada (permanente más temporal): 8,00 € (general) 4,00 € (reducida)
-Exposición permanente: 6,00 € (general) 3,50 € (reducida)
-Exposición temporal: 4,00 € (general) 2,50 € (reducida)

La entrada reducida se aplicará a:
Mayores de 65 años
Estudiantes hasta 26 años
Participantes en las actividades congresuales realizadas por la Universidad
Familias numerosas.

La entrada será gratuita para personas en desempleo, menores de 18 años, poseedores del carnet joven euro, personas discapacitadas con acreditación, docentes y alumnos universitarios de Bellas Artes e Historia del Arte, empleados de museos y miembros del ICOM, guías turísticos con acreditación oficial y para todo el público los domingos a partir de las 16:00 horas y hasta la hora de cierre.

Texto por Rocío Goitia

Fotos de Antonio Payá