Michaël Borremans. Fixture en el CAC Málaga

imageEl Centro de Arte Contemporáneo de Málaga presenta la primera exposición en territorio español del artista Michaël Borremans, donde se recogen 35 obras de los últimos quince años. Desde el 9 de octubre hasta el 17 de enero de 2016, la muestra nos acerca a la obra de un pintor belga fuertemente influenciado por otras disciplinas artísticas como la fotografía, el cine, maestros del Barroco español o corrientes posteriores como el surrealismo. La carga psicológica de sus obras, añadida al pequeño tamaño de las mismas, obligan al espectador a acercarse y adentrarse en las obras como un reto filosófico sobre la pintura y la propia obra, como pequeñas bombas en una pared.

Michaël Borremans nació en Geraardsbergen, Bélgica, en 1963. Estudió artes gráficas y fotografía en Gante, adentrándose sin embargo a una edad más tardía en el mundo de la pintura. Fue en los años 90 cuando empezó a darse a conocer convirtiéndose en uno de los artistas contemporáneos más singulares e idiosincrásicos del panorama actual.

Borremans dice sentirse satisfecho con su trabajo cuando la obra emociona, te corta en algún punto como “un cuchillo en el ojo”. Es un artista que sigue la tradición de los maestros antiguos al pintar con un trazo firme, una restringida paleta de colores utilizando modelos y escenarios que fotografía y luego traslada a sus pinturas. Los personajes que representa nunca miran fijamente al espectador, con lo que crea una atmósfera de misterio en un espacio que, a priori, resulta cotidiano pero al mismo tiempo es extraño. Para el artista, las figuras de sus cuadros son arquetipos, entidades simbólicas universales. Su trabajo se sumerge en la relación entre cercanía y distancia, lo absurdo de la existencia humana, la muerte, el desasosiego y la naturaleza, haciendo asociaciones que parecen armónicas pero en un último estadio incomodan al espectador.

image

Sus películas son también pictóricas. Borremans revierte el proceso natural entre imagen fija y vídeo haciendo que la imagen en movimiento esté más cerca de la pintura que del propio cine. Entre sus influencias podemos encontrar el cine de Kubrick o David Lynch, tan reconocible y propio como sus obras.

Nunca pinta sobre un lienzo en blanco ni dibuja sobre papeles comprados. Todo el material de soporte es reciclado, ya que las manchas o imperfecciones que puedan tener le resultan mucho más interesantes que un folio en un simple blanco homogéneo.

Mis maestros inicales fueron Fragonard y Watteau […]. Luego pasé al Barroco español, pero tardé en ir al Museo del Prado y de hecho mi primera visita fue no hace más de 10 años. Me daba miedo. Temía quedar paralizado, como si me cayera un rayo. Encontrarme con esos maestros me empujó a la urgencia de decir algo relevante, de ser un pintor relevante de mi tiempo”.

Horario de la exposición:
De martes a domingo: 10.00 am – 20.00 am
Entrada gratuita.